Cómo quitar las manchas amarillas de la almohada

Cómo quitar las manchas amarillas de la almohada

Con el tiempo, las almohadas pueden volverse amarillas. Es algo habitual que se debe a varios factores como el sudor, la saliva, la exposición prolongada al sol o la oxidación.

¿Es posible quitar el amarillo de las almohadas? ¿Cuál es el mejor método para lavar las manchas amarillas de una almohada? ¿Se puede evitar este amarillamiento? En esta pequeña guía te proporcionamos algunos consejos que te serán de gran utilidad.

Por qué se mancha la almohada de amarillo

Si tu almohada se amarillea con el tiempo, puede ser debido a varias razones como ya hemos apuntado.

La razón más común es el sudor. Los efectos de la penetración del sudor corporal en los tejidos de la almohada son visibles en la superficie. Cuanto más tiendas a sudar por la noche, más rápido tu almohada se volverá amarilla. Es algo inevitable.

Lo mismo pasa con la saliva que también puede provocar amarillamiento en la almohada

Estos fluidos que secretamos son absorbidos directamente por nuestra almohada… Y más allá del simple efecto de amarillamiento, debemos ser conscientes de que estas manchas son un verdadero nido para las bacterias y los ácaros del polvo

Así que vale la pena limpiar bien nuestras almohadas y deshacernos de estas manchas tan desagradables.

Otras causas del amarillamiento de las almohadas tienen que ver con la exposición prolongada al sol o la oxidación.

Cómo quitar las manchas amarillas de la almohada

A continuación te aconsejamos varios métodos para quitar las manchas amarillas de tu almohada.

1. Detergente y bórax

Lo primero que debes hacer es mirar bien las especificaciones de tu almohada. Si permite lavado con lavadora este método es el más sencillo. Necesitarás detergente, blanqueador sin cloro, y bórax (sal de boro).

Lo primero que debes hacer es meter la almohada en la lavadora y ponerla a funcionar con el programa más caliente, idealmente a unos 90 grados.

Introduce 1 taza de detergente (250g), una taza de blanqueador sin cloro (250 ml) y 1/3 taza de bórax (80 – 100 g). Si no tienes blanqueador sin cloro simplemente utiliza el detergente y el bórax.

Cuando se acabe el programa, vuelve a iniciar otro programa, esta vez sin añadirle los productos, para un lavado más completo y eficiente.

Si el clima acompaña deja secar las almohadas al aire libre. Los rayos ultravioletas pueden intensificar el blanqueo.

Si no no es así o no tienes medios para secarlo al aire libre, o no hace suficiente calor, y vas a utilizar tu secadora, elige la opción de secado al aire libre si tu almohada es de plumas o de plumón. 

Si tu almohada es de material sintético, elige una temperatura baja para evitar la deformación del relleno y garantizar una distribución uniforme del mismo.

2. Zumo de limón y lavado normal

Las virtudes del zumo de limón son sobradamente conocidas y se utiliza a menudo en productos domésticos. 

Este otro método para sacar las manchas amarillas de las almohadas se basa en llevar a ebullición 2,5 litros de agua y agregar sobre ella el jugo de 6 limones. 

A continuación, pon la mezcla en un recipiente suficientemente grande para poder sumergir completamente tu almohada en el líquido.

Deja que tu almohada esté cubierta por esta mezcla durante dos horas para que el efecto del jugo de limón sea máximo!

A continuación puedes limpiarlo en tu lavadora, usando tu detergente habitual con el programa más caliente (a 90 grados).

3. Bicarbonato de sodio y vinagre blanco

Otro método interesante para lavar las manchas amarillas de la almohada es utilizar una mezcla de bicarbonato de sodio y vinagre blanco.

Mezcla media taza de bicarbonato de sodio con media taza de vinagre blanco y vierte esta mezcla en una palangana o en un recipiente con agua hirviendo lo suficientemente grande como para cubrir tu almohada .

Deja tu almohada sumergida durante una hora, y luego ponla a lavar en tu lavadora.

Después de lavarse, pon tus almohadas al sol: los rayos UV ayudan a blanquear las telas. Además de ayudarte a secar bien la almohada, también ayuda a deshacerse eficazmente de los ácaros del polvo.

Cómo lavar las manchas amarillas de la almohada

¿Se pueden utilizar estos métodos para lavar todas las almohadas?

¡Hay muchas almohadas no se pueden lavar en la lavadora! En primer lugar, deberías mirar la etiqueta de tu almohada para saber si puedes poner en la lavadora o no.

Las almohadas de pluma y algunas sintéticas pueden lavarse en la lavadora. Sin embargo, es una opción a evitar si tienes una almohada cervical o ergonómica con memoria.

Colocar este tipo de almohadas en la lavadora puede deformar la espuma con memoria que se usa para llenarlas. Este material viscoelástico es sensible al calor y si lo metes en la lavadora afectarás a sus propiedades.

Pero no te asustes, si tienes una almohada de espuma con memoria, los siguientes consejos también pueden ayudarte.

Puede ser particularmente útil encontrar soluciones para prevenir su aparición de antemano. Lo mejor es utilizar una funda y un protector de almohada.

La funda de la almohada a veces no es suficiente por lo que un protector, que se coloca entre la almohada y la funda, es de gran utilidad. De esta manera tienes una barrera extra para proteger tu almohada del sudor y la saliva.

Además, si experimentas frecuentemente sudores nocturnos te puede venir muy bien un protector de almohada fresco.

Hay algunos protectores con cubierta termorreguladora que son ideales para las personas que tienden a tener calor por la noche.

Fabricados con un tejido inteligente, estos protectores de almohada mantienen la cabeza fresca durante toda la noche, incluso cuando la temperatura de la habitación es alta, por ejemplo en verano.

El protector absorbe el sudor y protege la almohada de los ácaros del polvo y el amarillamiento.

Cada dos semanas, limpia el protector y la funda de la almohada para asegurar un nivel de higiene perfecto y limitar la llegada de los ácaros del polvo.

Deja una respuesta