Las 5 mejores mantas eléctricas de 2021

Las mejores mantas eléctricas

Llega el invierno y las mantas eléctricas se vuelven un básico en los hogares. La manta eléctrica es una manta normal, pero con un circuito de calor en su interior, que funciona conectado a un enchufe y que te ofrece diferentes niveles de temperatura.

Estas mantas son muy útiles a la hora de mantenerte caliente cuando estás en casa, en el sofá o cuando vas a dormir y la cama está helada. El uso de una manta eléctrica te puede ayudar a ahorrar en calefacción, ya que no tienes que calentar toda una habitación, solo una manta que te protegerá del frío.

Las mantas eléctricas también se emplean para reducir los dolores musculares, generales o locales. Hay médicos que las recomiendan para tratar dolencias crónicas como la artritis. Además, un poco de calorcito en un día de invierno puede ayudarte a reducir el estrés y a relajarte.

En la siguiente comparativa encontrarás las 5 mejores mantas eléctricas, con diferentes características para que tengas donde elegir. También te presentamos una completa guía de compra para ayudarte a elegir el tipo de manta eléctrica que te puede venir bien y para que sepas cómo mantenerla nueva por más tiempo.

Las mejores mantas eléctricas

A continuación, te ayudamos a elegir tu manta eléctrica ideal y te recomendamos las 5 mejores, con sus ventajas e inconvenientes:

Calientacamas Imetec Adapto

Calientacamas Imetec AdaptoVer más
  • Marca: Imetec
  • Material: 100 % algodón
  • Color: Acolchado blanco y gris
  • Potencia: Hasta 150 W, con sistema de calefacción rápida y regulador
  • Lavable: Sí, a máquina y a mano
  • Sistema de seguridad: Control digital Electro Block con función de autodiagnóstico
  • ¿Se puede usar toda la noche?:

Calientacamas de calefacción rápida para los climas más fríos, que se puede usar toda la noche y está disponible en 3 medidas.

En Imetec, marca italiana especialista en mantas eléctricas, han diseñado un calientacamas para los climas más fríos. Está programada para usarse con un temporizador de 1, 3 y hasta 9 horas, cubriendo así toda la noche.

Podrás dormir calentito y relajado sin preocuparte del frío.

Este calientacamas está disponible en 3 medidas:

  • Individual, 150×80 centímetros, con 1 mando de control.
  • Matrimonial, 150×160 centímetros, con 2 mandos de control para cada durmiente.
  • Plaza y media, 150×120 centímetros, con 1 mando de control.

Tiene una potencia de hasta 150 W, regulable en 6 niveles diferentes gracias a su mando digital. Es un mando ergonómico, con luces led y apagado automático.

Cabe destacar su tecnología Electro Block con función de autodiagnóstico. Esto hace que, cada vez que enciendas este calientacamas, el sistema hace un diagnóstico y detecta fallos. Si esto ocurre, se apagará al instante para tu seguridad y para evitar accidentes.

El calientacamas de Imetec, fabricado en 100 % algodón, es transpirable y se puede lavar en la lavadora o a mano. Asegúrate de seguir las instrucciones de desmontaje y lavado del fabricante al pie de la letra.

PROS
  • Sistema de seguridad Electro Block
  • Transpirable
  • Se adapta a cualquier colchón
  • Disponible en 3 medidas
  • Se calienta rápido
  • Lavable en lavadora o a mano
CONTRAS
  • No es la opción más económica
  • El cable puede resultar algo corto
Comprar (ver precio)

Manta eléctrica Vicsainteck

Manta eléctrica VicsainteckVer más
  • Marca: Vicsainteck
  • Material: Franela suave
  • Color: 3 colores: gris claro, gris oscuro y púrpura
  • Potencia: Hasta 160 W, con sistema de calefacción rápida y regulador
  • Lavable: Sí, a máquina con agua fría
  • Sistema de seguridad: Apagado automático
  • ¿Se puede usar toda la noche?: No, se apaga a las 3 horas

Manta eléctrica de material extra suave, perfecta para el sofá, con temporizador de seguridad y lavable en lavadora.

La manta eléctrica de Vicsainteck es justo lo que se espera de ella, una manta suave y calentita (incluso sin encender) para el sofá.

Se vende en un tamaño estándar de 180×130 centímetros, perfecto para cubrirte cuando estés teletrabajando o para taparte en la cama. Es tan amplia que puedes compartir la mantita con otra persona mientras veis una película.

Está disponible en 3 colores: gris oscuro, gris claro o púrpura en un lado con una combinación en blanco al otro lado. La manta eléctrica bicolor de Vicsainteck está fabricada en franela, con una textura supersuave y transpirable.

El regulador de temperatura es muy sencillo de utilizar. Viene con 6 niveles de calor, que van desde 30 hasta 45 grados de temperatura, suficiente para mantenerte calentito. Su sistema de calor es ultrarápido, en segundos notarás cómo sube la temperatura.

El circuito de calor tiene un sistema de seguridad que hace que se apague a las 3 horas de haberse encendido, para evitar quemaduras y recalentamiento si te has quedado dormido con la manta encima.

Puedes lavar la manta Vicsainteck en la lavadora, con agua fría y conforme a las instrucciones del fabricante.

Para que el tejido dure más en buen estado, te recomiendan meter la manta dentro de una bolsa de lavado, para que no sufra enganchones y deterioro prematuro dentro de la lavadora.

PROS
  • Tejido supersuave y transpirable
  • Fácil de lavar en lavadora
  • Calienta muy rápido
  • Reembolso de 30 días
  • 1 año de garantía
CONTRAS
  • No es recomendable acostarse sobre la manta
  • No se puede usar toda una noche, se apaga a las 3 horas
Comprar (ver precio)

Calientacamas Medisana HU 662

Calientacamas Medisana HU 662Ver más
  • Marca: Medisana
  • Material: 100 % algodón
  • Color: Acolchado blanco
  • Potencia: Hasta 100 W, con regulador
  • Lavable: Sí, a máquina con agua fría
  • Sistema de seguridad: Apagado automático
  • ¿Se puede usar toda la noche?: No, se apaga a las 3 horas

Calientacamas individual con 6 niveles de calor y temperatura extra en la zona de los pies. Ideal para personas con pies fríos.

El calientacamas eléctrico de Medisana modelo HU 662 es todo lo que necesitas para dormir completamente relajado en invierno. Viene fabricado en tejido sintético con acabado extra suave y en una sola medida individual de 150×80. Tiene una potencia máxima de 100 W.

El mando regulador permite ajustar la temperatura en seis niveles diferentes, llegando a alcanzar una buena temperatura que contrarresta el frío de los días más crudos del invierno.

Además, tiene una zona a los pies que proporciona una temperatura extra, algo que agradecerán las personas de pies fríos.

Por seguridad, si te quedas dormido mientras lo usas, se apagará automáticamente a las 3 horas de haberlo encendido.

El mando es desmontable y así puedes lavar el calientacamas con total tranquilidad. El fabricante indica que lo ideal es lavarlo con agua fría en la lavadora y dejarlo secar al aire libre.

PROS
  • Zona de los pies con extra de calor
  • Sistema de auto apagado por seguridad
  • Fácil de lavar en la lavadora
  • 6 niveles de temperatura
CONTRAS
  • Puede tardar un rato en alcanzar la temperatura máxima
  • No disponible en tamaño grande para camas de matrimonio
Comprar (ver precio)

Manta eléctrica Yorbay

Manta eléctrica YorbayVer más
  • Marca: Yorbay
  • Material: Franela extrasuave
  • Color: Verde y blanco
  • Potencia: Hasta 120 W, con regulador de 3 niveles
  • Lavable: Sí, a máquina con agua fría
  • Sistema de seguridad: Apagado automático
  • ¿Se puede usar toda la noche?: No, se apaga a las 3 horas

Manta eléctrica de tacto supersuave con 3 niveles de calor. Perfecta para proporcionarte confort en cualquier momento del día.

La manta eléctrica de Yorbay está pensada para cubrirte mientras teletrabajas, ves una película en el sofá o para sentirte relajado antes de dormir.

Tiene unas medidas de 180×130 centímetros y está fabricada en franela extrasuave. Viene en un precioso diseño bicolor verde y blanco que encaja en cualquier estilo de decoración.

Tiene una potencia de hasta 120 W, con 3 niveles de temperatura que van desde los 35 grados hasta los 45 grados, temperaturas adecuadas para tu cuerpo. Puedes regular la temperatura gracias a su mando con cable. El cable es bastante largo, de 230 centímetros.

El controlador se puede desmontar para poder lavar la manta en la lavadora, con agua hasta 30 grados y un programa para prendas delicadas.

Por otra parte, la manta tiene un sistema de seguridad para evitar el sobrecalentamiento si la usas mucho rato o si te quedas dormido con ella puesta. Para tu tranquilidad, se apaga automáticamente después de 3 horas de funcionamiento.

PROS
  • Material suave y transpirable
  • 3 niveles de calor
  • Cable largo de 230 centímetros
  • Garantía de 2 años
  • Lavable en lavadora
CONTRAS
  • No es recomendable que te acuestes sobre esta manta eléctrica
  • No sirve para usar toda la noche
Comprar (ver precio)

Manta eléctrica Klarstein Watson

Manta eléctrica Klarstein WatsonVer más
  • Marca: Klarstein
  • Material: Tela de felpa muy suave
  • Color: Azul marino y marrón
  • Potencia: Hasta 120 W, con regulador a 6 niveles
  • Lavable: Sí, a máquina con programa de lana
  • Sistema de seguridad: El fabricante no lo indica
  • ¿Se puede usar toda la noche?: Sí, hasta 12 horas de uso continuo

Manta eléctrica muy suave, con 6 niveles de temperatura y que sirve tanto para el sofá como para la cama.

La manta eléctrica de Klarstein está disponible en un diseño bicolor de beige con azul marino y beige con marrón.

Se ha diseñado en unas medidas amplias, de 180×130, para adaptarse a cualquier situación: el sofá, la cama o el escritorio. Incluso puedes compartirla con otra persona.

Es una manta cálida incluso en el tacto gracias a su composición de felpa extrasuave, que le da un tacto como si fuese un peluche.

Tiene una potencia de hasta 120 W, con 6 niveles de calor entre los 35 y los 54 grados. Puedes programar cuánto tiempo estará encendida entre un rango de 1 hora y 12 horas.

Es una de las mantas eléctricas que mayor rango de funcionamiento tiene, pudiéndose dejar encendida toda la noche si fuese necesario.

El controlador tiene un cable de 2 metros y permite regular la temperatura y fijar el temporizador de una manera muy intuitiva gracias a su pantalla iluminada.

Puedes lavar esta manta en la lavadora si extraes el mando. El fabricante indica que debe lavarse con agua fría y con un programa para lana o prendas delicadas.

PROS
  • Se puede usar toda la noche
  • Se mantiene encendida hasta 12 horas seguidas
  • Muy suave
  • 6 niveles de temperatura
  • Se puede lavar en la lavadora
CONTRAS
  • Cable algo rígido al principio
  • El fabricante no indica si tiene sistema de apagado automático por sobrecalentamiento
Comprar (ver precio)

Guía de compra de mantas eléctricas

Mantas eléctricas

Existen diferentes tipos de mantas eléctricas con las que puedes beneficiarte del efecto relajante que produce el calor en nuestro cuerpo. Algunas están pensadas para lesiones locales y otras para el bienestar en general.

Ahora que ya te has animado a comprar una manta eléctrica, la gran variedad que hay a la venta puede resultar abrumadora. Con la siguiente guía queremos ayudarte a elegir la que mejor se va a adaptar a tu estilo de vida y a tus necesidades.

Beneficios de una manta eléctrica

¿Sabes que el uso de frazadas eléctricas y almohadillas locales tiene muchas ventajas sobre tu salud?

  • El calor seco aplicado sobre una lesión alivia los dolores. En especial para lumbares, articulaciones y cervicales.
  • El calor también favorece la circulación gracias a su efecto vasodilatador.
  • Una manta eléctrica puede tener la capacidad de ayudarte a eliminar estrés y a relajar el cuerpo. Algunas de estas mantas, gracias a su peso, producen una sensación de arropamiento muy agradable.
  • En zonas muy frías en invierno, una manta eléctrica te ayudará a entrar en calor rápidamente. Esto es especialmente útil a la hora de dormir, ya que calentarás la cama sin esfuerzo y podrás dormir de lo más relajado.
  • El frío también puede causar dolores articulares. Con las almohadillas eléctricas los mantendrás a raya.

A todo esto, debes sumarle que una manta eléctrica consume menos que una estufa o la calefacción, ideal si no quieres gastar mucho dinero en electricidad o en un lugar donde no haya calefacción.

Por otra parte, las mantas eléctricas de modelos actuales son fáciles de limpiar y mantener, tienen buenos precios y duran unos cuantos años.

Los reguladores de temperatura que tienen algunas mantas caloríficas son especialmente útiles para mantener una temperatura constante y agradable, sin quemaduras ni sobrecalentamientos.

Tipos de mantas eléctricas

Hay todo un catálogo de diferentes tipos de productos para adaptarse a varias situaciones o partes del cuerpo. Vamos a verlas una por una:

  • Almohadillas eléctricas: son como las mantas eléctricas, más pequeñas. No cubren todo el cuerpo, pero sirven para dar calor en una zona concreta.
  • Almohadillas cervicales eléctricas: con forma para colocar en las cervicales y aliviar la zona.
  • Almohadillas eléctricas cervicales y dorsales: dan calor a las cervicales y las dorsales.
  • Calientacamas: están pensados para colocarse entre el colchón y la sábana bajera y se encarga de mantener una temperatura agradable a la hora de dormir. Son algo más rígidos que las mantas.
  • Manta eléctrica: la clásica manta eléctrica que puede ser individual o matrimonial. Cubre toda la cama o el sofá y es suave.
  • Almohadilla eléctrica lumbar: ideal para aliviar la lumbalgia, con forma de cinturón.
  • Almohadilla eléctrica de espalda: da calor a toda la espalda, desde las cervicales hasta las lumbares.
  • Botas térmicas: son almohadillas eléctricas con forma de bota para dar calor en los pies.
  • Alfombras térmicas: están pensadas para aportar calor si te vas a sentar en el suelo. Por ejemplo, a la hora de meditar. También se usan si pasas mucho tiempo sentado para calentar la zona de los pies.

De todas ellas, la manta eléctrica es la opción más versátil, ya que te puede servir para calentar una zona concreta del cuerpo, para cubrirte mientras estás en el sofá, para calentar tu cama o para disfrutar de un momento de confort.

También te puede interesar: Los mejores colchones

¿Qué tamaño deben tener las mantas eléctricas?

El tamaño de tu manta eléctrica dependerá del uso que le quieras dar. Existen mantas de tamaño individual o mantas dobles, para dos personas.

Si la buscas para calentar la cama, existen mantas de diferentes tamaños:

  • Para colchones individuales.
  • Para colchones de matrimonio, con dos zonas separadas para regular el calor a gusto del durmiente.

Si buscas una manta que te aporte confort de vez en cuando, para taparte en el sofá o para aliviar dolores, una manta de tamaño individual será suficiente.

También debes tener en cuenta el peso. Los circuitos interiores pueden hacer que pese demasiado y sea incómoda.

Sin embargo, hay personas que encuentran en ese peso extra una sensación de relajación y les ayuda a reducir la ansiedad, parecido a las mantas pesadas o weighted blanket. Esto ya depende del gusto y necesidades de cada uno.

Materiales de las mantas eléctricas: exterior y funda

A la hora de comprar una manta eléctrica no podemos controlar los materiales con los que están fabricados los circuitos, en ese aspecto debemos confiar en el fabricante y en la seguridad que nos ofrece.

Sin embargo, sí podemos controlar y seleccionar el material exterior, el que irá en contacto con nuestro cuerpo. Las mantas eléctricas pueden venir con un material cobertor o con una funda protectora en el caso de las almohadillas.

Sea cual sea el caso, los fabricantes suelen usar algodón 100 % para que la manta eléctrica sea suave al tacto, sea fácil de lavar, retenga el calor necesario y deje que a su vez el material transpire para evitar condensaciones.

Otras mantas vienen fabricadas en lana, un material que reparte muy bien el calor a la vez que es transpirable, pero que es más caro y que puede provocar alergias en algunas personas (depende del tipo de lana).

Las mantas eléctricas fabricadas en poliéster tienen unas características parecidas al algodón. Son transpirables, de tacto muy suave y bastante ligeras. Su precio suele ser menor que el de las mantas de lana.

Algunas mantas vienen con doble material, la parte de arriba fabricada con un material grueso y suave y la parte de abajo con un material fino. Esto es muy útil para ayudarte a regular la temperatura y a mantenerla durante más tiempo.

El mando regulador y el cable

Otro aspecto a tener en cuenta en la confección de tu manta eléctrica es el mando regulador y el cable.

El cable debe ser largo, cuanto más, mejor. Aunque 2 metros te parezcan una barbaridad para un cable, a la hora de la verdad verás como no es tan largo y que queda perfecto para llegar al enchufe de detrás del sofá.

Revisa que el cable esté en un lugar que no moleste, ya que hay modelos de mantas que vienen con el acoplador del cable en un lugar que luego molesta al hacer uso de la manta.

El mando regulador debe ser de agarre cómodo, que se entienda bien y fácil de manejar. Cuantas más opciones útiles tenga, (temporizador, apagado automático, regulador de temperatura…) mejor. .

Algunos mandos vienen con una pantalla que indica la temperatura y el temporizador.

Las mantas dobles vienen con dos mandos, uno a cada lado, para que tú y tu pareja podáis elegir la temperatura por separado.

¿Qué potencia es mejor en las mantas eléctricas?

La potencia es la que determina la velocidad a la que se calienta la manta eléctrica. A más potencia, más rápido se alcanza la temperatura idónea. Las potencias van desde unos 50 W a 180 W. Con unos 120 W habrá suficiente para una manta eléctrica grande.

Ten en cuenta el frío que hace durante el invierno en tu hogar. A más frío, más potencia vas a necesitar.

Algunos modelos permiten elegir la potencia a usar, reflejada en niveles del 1 al 6, por ejemplo. De esta manera, tú puedes controlar la potencia y el consumo de la manta eléctrica (aunque no se trata de un consumo muy alto).

Normalmente, basta con poner a tope la manta eléctrica unos minutos, dejar que alcance la temperatura ideal y dejarla en término medio para mantener el calor.

¿Qué temperatura alcanzan las mantas eléctricas? ¿Cuánto necesito?

Como hemos comentado en el apartado sobre la potencia de una manta eléctrica, el calor que necesites va a depender del uso que le quieras dar y del frío que haga en tu salón. A más fría sea tu casa, más temperatura vas a necesitar para sentirte cómodo.

Estas mantas pueden alcanzar entre 25 y 45 grados. Algunas de ellas llegan hasta los 65 grados de temperatura, unos niveles con los que debes ir con cuidado si no quieres quemarte.

 El objetivo es que encuentres el confort sin dejar que el calor te provoque malestar, no hace falta tampoco poner la manta a plena potencia durante horas. Por eso es tan importante que cuente con un regulador de temperatura.

Por otra parte, más que una temperatura muy alta, un aspecto interesante de la manta eléctrica es lo rápido que se caliente.

Hay mantas eléctricas y almohadillas que alcanzan la temperatura ideal en 5 minutos. Otras tardan hasta 10 minutos. Fíjate que este aspecto lo indique el fabricante para salir de dudas.

Además, lo ideal es que el circuito de calefacción cubra toda la manta y no solo el centro. Eso sí, ten en cuenta que, por seguridad, el circuito de calor no llega a los bordes de la manta, dejando unos centímetros de margen.

La garantía de seguridad

Todos los aparatos eléctricos tienen que venir con unas garantías de seguridad y cumpliendo los certificados europeos, y las mantas eléctricas no son una excepción.

Por sus características, este tipo de mantas tienen que tener unos estándares de calidad y de seguridad que las hagan aptas para su uso doméstico.

Esto te da la tranquilidad de que tu manta eléctrica está fabricada a prueba de cortocircuitos, quemaduras o incendios.

Es muy importante que tu manta eléctrica venga con un sistema de apagado automático o de temporizador, para que se apague si te has quedado dormido o si te la has dejado encendida.

Estos sistemas de apagado están preparados para detectar un cortocircuito, una sobrecarga de tensión o si la manta se ha calentado en exceso y apagarla antes de provocar un accidente.

Para mayor seguridad, puedes fijarte si viene con cables reforzados, con un aislamiento extra que los protege del calor.

Si tu manta cumple con todos los estándares de calidad y de seguridad, puedes usarla con total tranquilidad. Eso sí, si una manta eléctrica tiene más de 10 años, no hay certificado de seguridad que valga y lo mejor es cambiarla por otra nueva.

Preguntas y respuestas, y consejos varios

La mejor manta eléctrica

Tengo problemas de salud, ¿puedo usar una manta eléctrica? ¿Las mantas eléctricas se pueden lavar? ¿Cómo hago para que mi manta eléctrica dure más? A continuación, damos respuesta a todas estas dudas para que puedas disfrutar de tu manta eléctrica con tranquilidad:

¿Puedo lavar mi manta eléctrica?

Por higiene, una manta eléctrica debe poder lavarse a mano o en la lavadora, ya que es una prenda que va a estar en contacto con nuestro cuerpo durante muchos días de invierno.

En la actualidad, la mayoría de modelos de mantas eléctricas están pensados para poderse lavar en la lavadora, ya sea mediante una funda exterior o retirando el circuito interior del resto de la manta.

Nunca laves una manta eléctrica sin haber retirado primero el cableado interior. No permitas que este cableado se moje. Si esto ocurre, es mejor que no uses esa manta eléctrica si no la revisa primero un técnico.

Para disfrutar de una manta eléctrica sin suciedad es esencial que elijas siempre un modelo en el que se pueda desmontar el circuito interno y/o el cableado y lavar por separado. Las que tienen una funda extraíble son ideales y muy cómodas de usar.

Aprovecha que has desmontado tu manta eléctrica para revisar el circuito de calor y el cableado. Si encuentras algún desperfecto, es mejor que te pongas en contacto con un servicio técnico para que lo revise y evitar un accidente.

¿Cómo se lava una manta eléctrica?

A ser posible, sigue siempre las instrucciones de lavado que indica el fabricante. Si no tienes acceso a ellas o no te quedan claras, prueba a lavarla en la lavadora con agua fría en un ciclo de lavado para prendas delicadas.

Lo que no es recomendable es planchar la manta eléctrica sin haber retirado antes el circuito, ya que puedes dañar su funcionamiento y su sistema de seguridad.

Si tu manta eléctrica no es desmontable y todo el circuito y el cable están integrados en la manta o almohadilla eléctrica, tendrás que informarte si puedes hacer una limpieza en seco.

Esto es habitual en mantas eléctricas antiguas. Si es tu caso, considera adquirir una nueva que se pueda lavar, por higiene y comodidad.

¿Estás pensando en comprarte una almohada nueva? Este artículo te será de utilidad: Las mejores almohadas del mercado

¿Cómo usar una manta eléctrica?

Por suerte, su uso no tiene mucho misterio. Basta con colocar la manta sobre la cama o el sofá, dejar que se caliente y acostarnos. También se puede usar para taparnos si hace mucho frío, pero con cuidado de no quemarse.

Lo importante es que el usuario conozca el funcionamiento de los controles. Las personas dependientes y los niños no deberían usar una manta eléctrica sin supervisión.

Por otra parte, si la manta o almohadilla eléctrica se ha indicado para tratar alguna dolencia del cuerpo (como contracturas), hay que seguir las indicaciones del especialista en cuanto a su uso se refiere para un mejor tratamiento.

¿Las mantas eléctricas están indicadas para todo el mundo?

Aunque parece que la manta eléctrica es para todo el mundo, algunas personas no deben usar este tipo de electrodomésticos porque su estado de salud puede verse comprometido:

  • Las personas con desórdenes hormonales suelen ser más sensibles al calor y el uso de una manta eléctrica no está recomendado.
  • Hay enfermedades neuronales que empeoran temporalmente con el calor, como la esclerosis múltiple. En estos casos se recomienda que se usen las mantas eléctricas con prudencia.
  • Las mujeres embarazadas pueden sentir malestar si se exponen a demasiado calor.
  • Las personas con diabetes pueden no sentir el calor excesivo y acabar teniendo quemaduras.
  • Hay personas con poca sensibilidad que no notan los cambios de temperatura. En ese caso, deben ser supervisados por otra persona para evitar quemarse mientras usan una manta eléctrica.
  • Bebés y niños muy pequeños.
  • Personas con marcapasos, ya que la manta eléctrica puede interferir en el aparato.

Por supuesto, el uso de mantas eléctricas no está recomendado para mascotas si no es recomendación del veterinario y, si es el caso, siempre debe hacerse con supervisión para evitar que la muerdan o la mojen.

¿Puedo usar una manta eléctrica para dormir toda la noche?

¿Puede usarse la manta eléctrica durante toda la noche? Lo habitual es usar una manta eléctrica por breves periodos de tiempo. Por ejemplo, usarla 3 horas y desconectarla. Muchas mantas llevan un sistema de apagado automático cuando pasan ciertos minutos.

Sin embargo, existen actualmente frazadas eléctricas preparadas para funcionar durante toda la noche.

Si se quiere dormir calentito, lo ideal es combinar el uso de una manta eléctrica con el de un edredón nórdico que retiene el calor. De esta manera, conseguirás dormirte antes y tu cuerpo se relajará al disfrutar durante toda la noche de una cálida temperatura en invierno.

Si tu manta eléctrica no tiene un sistema de apagado automático o no está preparada para usarse toda la noche, es mejor que no te quedes dormido mientras está encendida.

Consejos para que tu manta eléctrica dure más

Las mantas eléctricas suelen tener entre 3 y 10 años de vida útil. Más de eso, corres el riesgo de estar empleando un producto desgastado que puede provocar quemaduras o incluso un incendio.

Si quieres que tu manta eléctrica dure en buen estado durante mucho tiempo, sigue estos consejos:

  • Si no la estás usando, desenchúfala. Así los materiales no se desgastan tan rápido.
  • No duermas con ella a no ser que esté preparada para estar encendida toda la noche.
  • Cuando uses tu manta eléctrica, ponla al máximo y deja que alcance la temperatura deseada. Luego, utiliza el regulador para bajar un poco la temperatura. El calor se mantendrá en la manta y evitarás quemaduras y gasto excesivo de energía.
  • No emplees la manta eléctrica mojada o sobre tu cuerpo mojado. Podrías electrocutarte y la manta se puede estropear si la mojas.
  • Deja que se enfríe del todo antes de plegarla y guardarla para evitar que se deforme.
  • Guarda la manta dentro de su bolsa, de su caja o de un armario para evitar que coja polvo.
  • No planches tu almohadilla eléctrica o dañarás los circuitos.
  • Cuida bien el regulador de temperatura, no dobles los cables.
  • Si vas a acostarte sobre la manta, despliégala por completo para no deformar con tu peso el circuito interior de calefacción.
  • Si se puede lavar, no la seques en la secadora porque se puede encoger y dañar.

Cuidado con los líquidos

La norma más importante es: mantén alejada tu manta eléctrica del agua.

No uses la manta si está húmeda ni intentes secarla más rápido conectándola. Tampoco la uses sobre un colchón de agua o con una bolsa de agua caliente.

Si empleas geles o cremas para contracturas, intenta que no sean con base de agua para evitar mojar la superficie de la manta y para evitar quemaduras.

Imagina que estás en el sofá viendo una película y derramas sobre la manta el café que te estás tomando. Lo primero que debes hacer si derramas algún líquido mientras usas la manta es apagarla de inmediato.

Seca con un trapo o papel el exceso de líquido y deja que el resto se seque de manera natural antes de volver a usarla.

¿Cuándo debo cambiar mi manta eléctrica? ¿Cuál es su vida útil?

Como te hemos comentado, la vida útil de una manta eléctrica va desde los 3 a los 10 años. Más allá de 10 años los materiales se han desgastado y puede no funcionar correctamente, provocando algún accidente.

Aquí no te la puedes jugar, si tu manta eléctrica presenta desgaste, marcas de quemaduras o rigidez, toca cambiar de mantita. Si la manta ya no se calienta de manera uniforme, es que algo falla en su interior y tendrás que buscar otra.

Revisa de vez en cuando tanto la superficie externa como los circuitos interiores en caso de que sean extraíbles. Cualquier desperfecto puede causar quemaduras o un cortocircuito.

Además, los modelos de más de 10 años están obsoletos, consumen demasiada electricidad y no son tan eficientes como los modelos actuales, que cuentan con más opciones, mejoras de seguridad y eficiencia energética.

Como ves, con los cuidados oportunos, una manta eléctrica tiene un buen rendimiento durante años. Sin embargo, son un aparato eléctrico que no da lugar a dudas: si empieza a fallar o se ha desgastado, hay que cambiarla, por tu seguridad.

Deja una respuesta