Las 5 mejores almohadas del mercado de 2021

Las mejores almohadas del mercado

¿Quieres dormir bien? Pues pon una buena almohada en tu vida. Con la enorme oferta que hay, los diferentes tipos, y las necesidades particulares de cada uno la elección no es fácil. Para ayudarte te sugerimos las mejores almohadas del mercado y te damos todas las claves que necesitas para encontrar la ideal para ti.

El colchón es un actor importante en el mundo del descanso, pero no es el único protagonista. Si lo piensas, los complementos de cama también cumplen un papel esencial porque son capaces de convertir una noche de sueño «decente» en algo verdaderamente reparador.

A fin de cuentas, dos personas pueden dormir plácidamente con el mismo colchón, topper o ropa de cama; pero no sucede lo mismo con la almohada, ¿o sí? Como cada durmiente es un mundo, necesita algo que se ajuste a sus preferencias.

¿qué deberías buscar al momento de comprar una almohada?

  • Adaptabilidad. Necesitas un modelo que se adapte a tu fisonomía a la perfección y que sea capaz de alinear la cabeza, el cuello y la espalda. De lo contrario, tus músculos se resentirán y sufrirás las consecuencias a la mañana siguiente.
  • Forma y firmeza. No es lo mismo dormir de lado que hacerlo boca arriba. Identifica la forma, altura y firmeza que necesitas antes de decantarte por un modelo específico.
  • Materiales de calidad. Y aquí no solo hablamos de elegir las mejores viscos, látex o sintéticos del mercado; sino de la composición que tu cuerpo merece.
  • Higiene y transpirabilidad. Las almohadas son de uso constante. Por tanto, deben tener un buen comportamiento tanto en verano como en invierno, no acumular humedad y mantenerte lejos de los alérgenos más comunes.

Si estudias con detenimiento cada uno de estos factores antes de hacer clic en «comprar», ¡darás con la almohada perfecta! Afortunadamente, no estarás solo en el camino.

Te dejamos las 5 mejores almohadas del mercado con sus ventajas y desventajas. Así, la elección será mucho más fácil de hacer.

Comparativa de las 5 mejores almohadas

LA MÁS VENDIDA
Seasons, almohada viscoelástica con aloe vera

PROS

  • Ofrece todos los beneficios del aloe vera en materia de sueño.
  • Disponible a un precio imbatible. (Además, ¡son dos almohadas!)
  • Como tiene una forma clásica, podrás adaptarte a ella fácil y rápido.
  • Es cómoda y no genera calor. Sin duda, ideal para quienes buscan una firmeza media-baja.

CONTRAS

  • No coge su forma de inmediato. Necesita unas 12 horas de reposo.
  • No es la mejor opción para niños o personas que duermen boca arriba.
  • Podrías notar un olor fuerte al abrir el empaque. ¡Ventílala hasta que desaparezca!
LA MEJOR VALORADA
Power of Nature, almohada cervical de viscoelástica

PROS

  • Ajusta el rebote al peso del durmiente.
  • Es 100 % higiénica ¡incluyendo a la funda!
  • Efecto nube confortable sin perder firmeza.
  • Reduce los dolores de espalda-cuello-cabeza.
  • Es perfecta para dormir en cualquier posición.

CONTRAS

  • Podrías tardar en adaptarte a las curvas auxiliares.
  • Si no te gusta el efecto nube de las viscos, ¡sigue mirando!
  • No es recomendable para quienes buscan una firmeza media-alta.
LA MÁS BARATA
Sleepling, almohada de microfibra

PROS

  • Tiene un precio asequible.
  • Producto de fácil limpieza.
  • Diseño perfecto para dormir boca abajo.
  • Puedes ajustar su altura quitándole o poniéndole más relleno.
  • Ideal para quienes disfrutan de las almohadas suaves y mullidas.

CONTRAS

  • La funda podría ser más suave.
  • No es buena para dormir boca arriba o de lado.
  • El formato cuadrado no es para todos los gustos.
Misiki, almohada cervical de viscoelástica

PROS

  • Soporta el cuello y la cabeza a la perfección.
  • Mantiene la columna alineada en -casi- cualquier posición.
  • La funda es suave al tacto y se puede lavar en la lavadora.
  • Reduce el dolor de espalda, los dolores de cabeza, apnea y reflujo estomacal.
  • Para mejorar la confortabilidad, utiliza viscoelástica con efecto memoria (de recuperación lenta).
  • Tiene un diseño ortopédico que elimina los puntos de presión en toda la parte alta del cuerpo (incluyendo hombros).
  • Ideal para personas mayores, con problemas cervicales o quienes trabajan muchas horas frente al ordenador.

CONTRAS

  • No incluye tratamiento antihongos o antibacteriano. ¡Una pena!
  • Si te gusta dormir boca abajo, ¡no podrás hacerlo con esta almohada!
  • Puede ser que duermas incómodo por unas 3-7 noches. (Necesita adaptación)
  • Estamos ante un producto bastante firme. (No apto para quienes busquen una firmeza media-baja)
Pikolin Home, almohada de fibra con aloe vera

PROS

  • Perfecta para dormir boca abajo.
  • Producto económico que puede lavarse a máquina.
  • Gracias al relleno, podrás darle la forma que quieras.
  • Podría ser una excelente compra para la cama de los niños.
  • El tratamiento de aloe vera suaviza la piel, protege el cabello, refresca y reduce el estrés.

CONTRAS

  • La firmeza baja no es para todos.
  • No ofrece un soporte adecuado para dormir boca arriba.
  • No mantiene su forma original por tanto tiempo (como otras de la lista).

Las 5 mejores almohadas del mercado

Si sientes que a tu almohada le falta o le sobra algo, ¡bienvenido! Hemos elaborado una lista con las mejores almohadas del año. Aquí encontrarás lo que las hace especiales, sus pros y contras. ¿Ya estás preparado para el recorrido?

Seasons, almohada viscoelástica con aloe vera

Seasons, almohada viscoelástica con aloe vera Ver más

Una de las mejores almohadas en relación calidad-precio. Ideales para durmientes que despierten con dolor de cabeza, de cuello o espalda. Está especialmente indicada para dormir de lado.

Si sueles dormir de lado, necesitas una almohada alta de firmeza media-baja que coja la forma de tu cabeza de inmediato, como este modelo de Seasons.

Lo que nos gusta de ella es que su relación calidad-precio es estupenda.

  • La viscoelástica es de 55 kg / m³, por lo que se acerca a las viscos de alta densidad.
  • Tiene una velocidad de recuperación fantástica. Esto te permitirá dormir sin hundirte en la cama.
  • Cuenta con doble funda: una extraíble y lavable a máquina, y otra interna que protegerá tu almohada mientras tanto.
  • Tiene tratamientos higienizadores -además de iones de plata- para combatir los hongos, las bacterias y la acumulación de humedad.

Además, hay un punto extra: el fabricante incorporó a la funda un tratamiento de aloe vera para aliviar la tensión en la zona del cuello, relajar los músculos craneofaciales y reducir el dolor. ¡Nada mal por el precio!

PROS
  • Ofrece todos los beneficios del aloe vera en materia de sueño.
  • Disponible a un precio imbatible. (Además, ¡son dos almohadas!)
  • Como tiene una forma clásica, podrás adaptarte a ella fácil y rápido.
  • Es cómoda y no genera calor. Sin duda, ideal para quienes buscan una firmeza media-baja.
CONTRAS
  • No coge su forma de inmediato. Necesita unas 12 horas de reposo.
  • No es la mejor opción para niños o personas que duermen boca arriba.
  • Podrías notar un olor fuerte al abrir el empaque. ¡Ventílala hasta que desaparezca!
Comprar (ver precio)

Power of Nature, almohada cervical de viscoelástica

Power of Nature, almohada cervical de viscoelásticaVer más

Características principales

  • Altura: 9 / 11 cm
  • Funda: exterior (tejido de poliéster de poro abierto, desenfundable y lavable a máquina hasta 30 °C) e interior (con tratamiento antipolvo)
  • Diseño: cervical con ondulaciones
  • Firmeza: media
  • Material: viscoelástica de recuperación lenta
  • Medidas: 60 x 35 cm
  • Densidad: media (50 kg / m³)
  • Propiedades: efecto memoria. Se adapta a cada curva de la cabeza y mantiene la forma por unos segundos. Cuenta con dos alturas y una ondulación en el centro para dormir boca arriba. La funda es hipoalergénica y combate hongos, ácaros y bacterias

La Power of Nature es una almohada ergonómica con dos alturas diferentes. Ideal para durmientes con problemas cervicales que duerman en cualquier posición.

Power of Nature nos enamoró con esta almohada tipo cervical. Dejando de lado su diseño para dormir en cualquier posición -que ya es una pasada- tiene un efecto nube inigualable.

No absorbe la cabeza por completo, pero tampoco tiene una dureza promedio. En materia de sensación, transmite suavidad, confort, firmeza y resistencia, ¡todo a la vez!

Quizás por eso no nos sorprenda que la mayoría de los usuarios con problemas cervicales elijan esta almohada cervical.

Y es que, todo en ella -desde sus materiales hasta las ondulaciones- ha sido incluido para eliminar: 1) las cefaleas matutinas y 2) el dolor de cuello y espalda.

En definitiva, una de las mejores almohadas del mercado. Si eres capaz de adaptarte a las almohadas cervicales no te arrepentirás de esta compra.

PROS
  • Ajusta el rebote al peso del durmiente.
  • Es 100 % higiénica ¡incluyendo a la funda!
  • Efecto nube confortable sin perder firmeza.
  • Reduce los dolores de espalda-cuello-cabeza.
  • Es perfecta para dormir en cualquier posición.
CONTRAS
  • Podrías tardar en adaptarte a las curvas auxiliares.
  • Si no te gusta el efecto nube de las viscos, ¡sigue mirando!
  • No es recomendable para quienes buscan una firmeza media-alta.
Comprar (ver precio)

Sleepling, almohada de microfibra

Sleepling, almohada de microfibraVer más

Características principales

  • Altura: ajustable
  • Funda: exterior de microfibra
  • Diseño: tradicional (cuadrado)
  • Firmeza: baja
  • Material: microfibra 100 % poliéster
  • Medidas: 70 x 70 cm
  • Propiedades: puedes poner o quitar relleno para adaptarla a gusto. La almohada se puede lavar a máquina. Cuenta con certificación OEKO-TEK

Almohada cuadrada de microfibra para dormir boca abajo. Ideal para quienes desean reemplazar el plumón por otro material, sofá camas o segundas residencias.

Si buscas una almohada mullida que puedas ajustar como quieras, ¡necesitas una Sleeping!

El atractivo de este producto es simple: podrás abrir la funda para añadir o quitar relleno a voluntad. Esto hace que la almohada sea 100 % personalizable, ya que modificarás su altura y firmeza al instante.

¿A quién le recomendamos la almohada de microfibra? Pues, a esas personas que disfrutan de la sensación de las almohadas de plumón, pero que son alérgicas a las plumas.

¿Otras características a destacar? Puedes lavar toda la almohada -o solo la funda- en la lavadora hasta 60 °C.

PROS
  • Tiene un precio asequible.
  • Producto de fácil limpieza.
  • Diseño perfecto para dormir boca abajo.
  • Puedes ajustar su altura quitándole o poniéndole más relleno.
  • Ideal para quienes disfrutan de las almohadas suaves y mullidas.
CONTRAS
  • La funda podría ser más suave.
  • No es buena para dormir boca arriba o de lado.
  • El formato cuadrado no es para todos los gustos.
Comprar (ver precio)

Misiki, almohada cervical de viscoelástica

Misiki, almohada cervical de viscoelásticaVer más

Características principales

  • Altura: 9,5 cm / 11, 5 cm / 12,5 cm + 6 cm (para los brazos)
  • Funda: exterior (60 % poliéster y 40 % viscosa con tratamiento hipoalergénico) e interior (con tratamiento antiácaros)
  • Diseño: ergonómico con forma de mariposa
  • Firmeza: alta
  • Material: viscoelástica de alta densidad
  • Medidas: 61 x 38 x 6,5 / 9,5 / 11,5 / 12,5 cm
  • Propiedades: diseño ergonómico con características añadidas para aliviar los puntos de presión en la zona del cuello, brazos y hombros

Almohada con diseño especial para reducir el dolor cervical y la presión en los hombros. Ideal para quienes buscan una firmeza ergonómica (alta). Es una de las mejores almohadas para: dormir de lado o boca arriba.

Vamos acercándonos al final de nuestro ranking de mejores almohadas, pero no podemos despedirnos sin dejarte una opción 100 % ergonómica, ¿o sí? Si lo que buscas es decirle adiós a las cefaleas tensionales para siempre, ¡esta almohada es para ti!

De entrada, debes saber que Misiki no fabricó un producto mullido, suave o con efecto nube: estamos ante una almohada de firmeza alta con un diseño especial que busca aliviar la presión en la zona cervical.

¿Lo que nos encanta? Podrás dormir de lado o boca arriba sin problemas. La almohada añade una pestaña para apoyar el brazo y así darle soporte a la parte de los hombros. Esto mejorará tu postura al dormir (y también en el día a día).

Es posible que te cueste un poco acostumbrarte al formato de la almohada, pero después de un par de noches, ¡dormirás a pierna suelta!

PROS
  • Soporta el cuello y la cabeza a la perfección.
  • Mantiene la columna alineada en -casi- cualquier posición.
  • La funda es suave al tacto y se puede lavar en la lavadora.
  • Reduce el dolor de espalda, los dolores de cabeza, apnea y reflujo estomacal.
  • Para mejorar la confortabilidad, utiliza viscoelástica con efecto memoria (de recuperación lenta).
  • Tiene un diseño ortopédico que elimina los puntos de presión en toda la parte alta del cuerpo (incluyendo hombros).
  • Ideal para personas mayores, con problemas cervicales o quienes trabajan muchas horas frente al ordenador.
CONTRAS
  • No incluye tratamiento antihongos o antibacteriano. ¡Una pena!
  • Si te gusta dormir boca abajo, ¡no podrás hacerlo con esta almohada!
  • Puede ser que duermas incómodo por unas 3-7 noches. (Necesita adaptación)
  • Estamos ante un producto bastante firme. (No apto para quienes busquen una firmeza media-baja)
Comprar (ver precio)

Pikolin Home, almohada de fibra con aloe vera

Pikolin Home, almohada de fibra con aloe veraVer más

Características principales

  • Altura: 16 cm
  • Funda: tejido 100 % algodón
  • Diseño: tradicional
  • Firmeza: más baja que media
  • Material: fibra hueca siliconada
  • Medidas: 40 x 70 cm, 40 x 90 cm, 45 x 70 cm y 60 x 60 cm
  • Propiedades: acabado dermoprotector de aloe vera para mejorar el descanso

Almohada suave, blanda y económica para dormir de lado o boca abajo. También puede quedar perfecta en la habitación de los huéspedes o de los niños, segundas residencias o casas vacacionales. Ideal para dormir de lado o boca abajo.

Nuestra lista de mejores almohadas ha llegado a su fin y -para despedirnos- queremos dejarte un regalo (por así decirlo). Se trata de un producto bueno, bonito y barato fabricado por Pikolin Home.

¿Qué nos gusta de esta almohada? En principio, que está fabricada con fibra hueca siliconada; un material sintético e hipoalergénico que combate los ácaros y la suciedad.

Pero lo que realmente la hace especial es que su relleno ha sido tratado con Ecolofil Down Touch, una técnica que simula la recuperación, firmeza y confort del plumón de oca.

Antes de seguir, hay algo que debes saber: esta almohada no tiene una firmeza alta y -con el paso del tiempo- perderá su forma original. No obstante, creemos que puede ser estupenda para dormir ocasionalmente con ella o para la cama de los niños.

PROS
  • Perfecta para dormir boca abajo.
  • Producto económico que puede lavarse a máquina.
  • Gracias al relleno, podrás darle la forma que quieras.
  • Podría ser una excelente compra para la cama de los niños.
  • El tratamiento de aloe vera suaviza la piel, protege el cabello, refresca y reduce el estrés.
CONTRAS
  • La firmeza baja no es para todos.
  • No ofrece un soporte adecuado para dormir boca arriba.
  • No mantiene su forma original por tanto tiempo (como otras de la lista).
Comprar (ver precio)

Guía de compra. ¿Qué tipo de almohada me compro?

Si despiertas con dolor de cuello o molestias en la parte alta de la espalda, ¡ha llegado la hora de cambiar de almohada! ¿Cuál deberías escoger? La que cumpla con todas tus necesidades y mejor se adapte a tu forma de dormir.

Tipos de almohadas

Según la postura para dormir

El objetivo principal de una almohada no es la frescura o la relajación (eso es un añadido). Realmente, su meta principal es ayudarte a mantener una postura al dormir saludable.

Eso hace que el tipo de almohada más adecuada cambie dependiendo de cómo duermas:

  • Para dormir de lado, necesitas una almohada lo suficientemente alta como para rellenar el espacio que hay entre el colchón (tus hombros) y la oreja. Por tanto, lo más recomendable es escoger una almohada gruesa de firmeza media-alta, preferiblemente, de viscoelástica o látex.
  • Para dormir boca abajo, necesitas una almohada baja lo suficientemente blanda como para no generar problemas de postura. Las almohadas de plumón, de gel o fibra con las medidas perfectas podrían ayudarte.
  • Para dormir boca arriba, necesitas una almohada de firmeza media-baja o, si te gusta la firmeza alta, con un diseño cervical que le dé un soporte apropiado a cada curva de la cabeza. (La viscoelástica y el látex son los materiales más adaptables)

Según las preferencias del durmiente

No todos los durmientes buscan lo mismo. Hay quienes disfrutan del efecto nube de una viscoelástica de baja recuperación. Otras personas prefieren algo de mayor dureza que les permita moverse con facilidad. Por suerte, ¡hay almohadas para todos los gustos!

  • Firmeza baja. Normalmente, las viscoelásticas de alta densidad que cogen la forma de la cabeza del durmiente al 100 % son de firmeza media-baja. ¿Otros ejemplos? Las almohadas de plumón de oca, fibra y viscogel.
  • Firmeza media-alta. Las viscoelásticas de densidad media tienen una firmeza que varía entre 5/10 y 7/10. Pero las mejores almohadas de firmeza media-alta están fabricadas en látex sintético o natural. Toma esto en cuenta antes de completar la compra.
  • Máxima comodidad. Hay algunos fabricantes que venden almohadas personalizadas. Pueden ser reversibles (con una cara fresca para el verano y otra acogedora para el invierno) o con capas extraíbles. Esto te permitiría quitar una de las capas (o relleno) para dormir boca abajo o dejarle todo el grosor para tumbarte de lado.
  • Para personas alérgicas. Quienes sufren de alergias, asma o problemas respiratorios necesitan una almohada higiénica. ¿El mejor material? El látex natural, sin duda alguna. Elige -de ser posible- una almohada desenfundable con tratamientos añadidos para elevar la protección.

Según los expertos en materia de descanso

Las últimas investigaciones en materia de descanso han arrojado luz en el tema de las almohadas. ¿Las conclusiones? Científicamente hablando, una almohada debe ser:

Adaptable

La cabeza tiene curvas difíciles de alcanzar y todas ellas necesitan de un soporte apropiado. De lo contrario, no podrías mantener el cráneo en una correcta alineación con la columna.

¿Traducción? Despertarías con dolores y molestias. La adaptabilidad perfecta puede lograrse con tres elementos:

  • Un diseño especial, como en el caso de las almohadas cervicales que tienen una hendidura central para la cabeza con bordes más altos para la zona del cuello.
  • Un material adaptable, siendo la viscoelástica el mejor para ello, aunque el látex también ofrece un resultado de ensueño.
  • Flexibilidad, esto para absorber el peso y ofrecer un buen efecto rebote. Si buscas algo flexible, firme y ergonómico, ¡el látex te quedará como anillo al dedo!

Transpirable

Comencemos con las almohadas menos transpirables. Este puesto se lo llevan las almohadas de plumón (especialmente, las de plumones de oca) y las de poliuretano. Las almohadas de látex también solían generar mucho calor, pero ya no lo hacen.

Y es que, ahora las marcas utilizan microperforaciones, ondulaciones, tejidos 3D y capas de gel para elevar la transpirabilidad de la almohada.

Además, ¡la funda de almohada también ayuda! Usar fibras naturales (como el bambú) en la funda absorbe el sudor y mejora la circulación interna del aire.

Nota. La viscoelástica no genera tanto calor como el látex o el plumón. No obstante, si es muy densa, podría perder transpirabilidad. Pero, ¡no te desanimes! Hay espumas visco con orificios grandes que terminan con un 30-50 % de aire en el interior.

Desenfundable

Esta es una característica esencial en una almohada. De hecho, si no compras una almohada desenfundable, te recomendamos que adquieras una funda por cuenta propia. ¿Por qué? Porque no todos los modelos se limpian con facilidad.

Materiales como el látex y la visco no se llevan bien con los líquidos (o con la secadora). Por ende, te conviene proteger la almohada con una funda que puedas quitar regularmente para lavarla a máquina. (¡Aléjate de las fundas de lavado en seco!)

Del tamaño ideal

Y aquí hay dos medidas a tomar en cuenta: el largo y ancho (que no son tan relevantes, a menos que tengas un colchón muy pequeño); y la altura, que sí importa ¡y mucho! Una almohada debe tener una altura promedio de 12 cm.

Consejo. Si duermes de lado, puedes escoger una almohada que sea unos cuantos centímetros más alta. Si duermes boca abajo, te recomendamos un modelo de 10 cm de grosor, como máximo.

¿Sueles moverte mucho por las noches? ¡Aléjate de las almohadas cervicales! Lo ideal sería buscar una forma clásica o tipo jabón que tenga una superficie lisa para que sus hendiduras no te ocasionen incomodidades al dormir.

Atérmica o termorreguladora

Las mejores almohadas termorreguladoras cuentan con una capa de gel en la parte superior para mantener al durmiente fresco (sin importar el nivel de temperatura de su dormitorio). Pero esto no quiere decir que no haya otras opciones.

Hay almohadas de viscoelástica con tecnología muy puntera que no generan un microclima desagradable.

¿Qué incluyen? Micropartículas de menta, aloe vera o eucalipto en la funda, fibras de bambú, recubrimientos de algodón orgánico o perforaciones. Lo mismo sucede con las almohadas de látex.

Nota. Hay algo de las almohadas de fibra que nos encanta y es que, para ellas, ¡el calor no existe! Su fórmula patentada -especialmente, si es siliconada- le da un efecto atérmico muy agradable.

¿Todavía tienes dudas? ¡Revisa nuestra sección de preguntas frecuentes!

Comprar tan solo una de las mejores almohadas del planeta podría ser una tarea titánica. Recuerda que allá afuera hay muchos modelos y tipos de almohadas para elegir.

Si tu cabeza -más que de sueño- está llena de dudas, ¡no te preocupes! Hemos creado una pequeña sección informativa para ti.

¿Qué tipos de almohadas hay?

Para gustos, colores. Anteriormente, solo había un tipo de almohada, pero la personalización en el mundo del descanso ha hecho que ahora haya muchas más de las que puedas imaginar:

Almohadas de gel

Las almohadas de gel son las hermanas de las almohadas viscoelásticas. De hecho, han sido fabricadas con «viscogel», que no es más que una visco con propiedades refrescantes que 1) eleva la transpirabilidad, 2) favorece la circulación interna de aire y 3) genera el máximo confort.

Por tanto, la reducción de los puntos de presión en las zonas problemáticas será similar a la de las viscos, al igual que su adaptabilidad a las curvas de la cabeza. Lo que sí podría diferir es su altura.

Normalmente, las almohadas de gel tienden a ser más bajas; esto por la alta densidad del material.

Las almohadas de gel son estupendas para aquellos durmientes que suelan sentir mucho calor por las noches y también para climas húmedos o el verano. En cuanto a posturas, son ideales para dormir de lado o boca arriba.

Almohadas de látex

Las almohadas de látex se dividen en dos: las de látex sintético y las de látex 100 % natural. Para que una almohada de látex tenga la certificación «natural» necesita estar compuesta por -al menos- un 85 % de resina.

¿Qué propiedades tiene el látex natural? Pues, muchas más que el sintético.

Es antiácaros, hipoalergénico y antibacteriano; tiene un gran efecto rebote (perfecto para quienes buscan ergonomía); facilita una buena alineación cabeza-cuello-columna y dura muchos años sin deformarse.

¿Los contras? Como no se puede moldear a gusto, necesitas escoger la altura ideal desde el primer momento. Además, si el látex de tu almohada no tiene perforaciones ni ondulaciones, es posible que sientas un poco de calor.

El látex natural es uno de los materiales más higiénicos del sector del descanso. Su flexibilidad es maravillosa, es de alta recuperación y podría ser todo lo que necesitas para despedirte de los problemas cervicales.

En cuanto a postura, las almohadas de látex son ideales para dormir en cualquier posición (dependiendo de su forma y altura).

Almohadas de fibra

A diferencia de las almohadas de látex natural, las almohadas de fibra han sido fabricadas con materiales sintéticos. Por lo general, se usan fórmulas siliconadas o de poliéster que crean un efecto blando, cómodo y mullido.

Esta característica las acerca -al menos, en materia de sensación- a las clásicas almohadas de plumón, aunque con algunas diferencias: son más ligeras, suaves y no generan calor.

Como se pueden poner en la lavadora sin temor a que el material pierda sus propiedades, te facilitarán la tarea de la limpieza de cama. Además, tienen un extra: son bastante asequibles.

Las almohadas de fibra tienen una firmeza baja, son económicas, higiénicas y mulliditas. En cuanto a posturas, son ideales para dormir boca abajo o de lado.

Materiales de las almohadas

Almohadas de espuma

En este tipo de almohadas, ¡el poliuretano es el material estrella! Tal como el látex, el poliuretano también es extraído de los árboles, aunque con un par de diferencias:

  • Es un material inflamable. Justo por eso las marcas le añaden químicos para darle propiedades ignífugas.
  • Tiene un olor de fábrica molesto. Pero, tal como sucede con el látex, desaparece al ventilar la almohada.
  • Está contraindicado para asmáticos, alérgicos y personas con enfermedades respiratorias porque libera toxinas irritantes para los pulmones.

Cuando estamos ante una almohada de poliuretano de alta gama, estas desventajas se reducen al máximo.

¿Por qué? Porque los mejores fabricantes han puesto en marcha nuevas tecnologías que les permiten eliminar los posibles peligros para la salud.

En cuanto a la postura, son ideales para dormir de lado.

Almohadas viscoelásticas

Las almohadas viscoelásticas están de moda. ¿Por qué? Porque este material -derivado del petróleo- tiene la flexibilidad, adaptabilidad y firmeza necesaria como para reducir la mayoría de las incomodidades a la hora de conciliar el sueño:

  • Evita los calambres nocturnos y se adapta a cualquier postura de cama.
  • Genera una alineación perfecta entre la cabeza y la columna vertebral.
  • Reduce problemas molestos, como el reflujo gástrico y la apnea de sueño.
  • Distribuye el peso de manera uniforme para que el durmiente no sienta presión en ninguna posición.

No obstante, es importante destacar que estas almohadas no son para todos: generalmente, tienen una firmeza media-alta.

En cuanto al «efecto nube» de la visco, dependerá de su densidad y grosor. Si te gustan las almohadas tipo nido, blandas y mullidas, busca una viscoelástica de recuperación lenta.

La almohada viscoelástica es una de las mejores almohadas de la actualidad; esto por su flexibilidad, durabilidad y adaptabilidad. No es la más económica del mundo, pero esto se compensa con sus beneficios. En cuanto a la postura, son ideales para dormir en cualquier posición.

Almohadas de plumón (plumas)

Hace un par de décadas, las almohadas de plumón eran las más codiciadas. ¿Qué cambió? La entrada de otros materiales, como el látex natural y la viscoelástica. La parte buena de estas almohadas es su suavidad y comodidad. Prácticamente, ¡podrás ponerlas como quieras!

Sin embargo, las almohadas de plumón tienen sus inconvenientes. Dejando de lado las reacciones alérgicas y la extracción de plumas y plumones de las aves; no son capaces de crear el escenario perfecto para que tu columna, cabeza y cuello mantengan la alineación que necesitan.

Aunque las almohadas de plumón no son tan densas como el látex natural, pueden generar un calor agobiante. Su firmeza, menor a la media, es buena para dormir boca abajo y, en algunos casos, de lado.

Hasta ahora, hemos hecho un recorrido por los tipos de almohadas según su material de fabricación; pero también tenemos un par de tipos extra según la forma del producto:

Almohadas cervicales

Las almohadas cervicales mejoran la calidad de sueño de aquellos durmientes que sufren de dolores de espalda, dolores cervicales, cefaleas tensionales, mala postura, apnea, etc.

Su diseño por sí solo mantiene una excelente alineación cabeza-cuello-espalda, pero -para mejorar sus efectos- los fabricantes suelen usar también materiales de firmeza alta, como la viscoelástica y el látex.

Almohadas terapéuticas

La forma de las almohadas terapéuticas es similar a la de las almohadas cervicales (con una hendidura craneal y bordes más altos que el promedio).

Sin embargo, las marcas les añaden características extra para asegurar un mejor descanso. ¿Ejemplos? Un altavoz para reproducir un sonido relajante, esencia de lavanda o micropartículas de plantas medicinales.

¿Qué beneficios tienen las mejores almohadas?

Las mejores almohadas

Esto dependerá de cada modelo y fabricante. A fin de cuentas, no puedes recibir todos los beneficios del látex natural si compras una almohada híbrida con apenas 25 mm de este material.

Ahora bien, hablando en términos generales, podríamos decir que:

  1. La firmeza media-alta de las almohadas viscoelásticas incrementan la comodidad y la función ergonómica de los diseños cervicales. Con ellas, la alineación será estupenda, tendrás un descanso sin interrupciones y no deberás preocuparte por olores -o dolores- molestos.
  2. El rebote y flexibilidad de las almohadas de látex te dará los mismos beneficios de las almohadas de visco, aunque con un par de ventajas extra. Podrás olvidarte de los ácaros -ya que no anidan en este material- y también de las bacterias.
  3. La frescura de las almohadas de viscogel es ideal para dormir en zonas húmedas y calurosas o durante los meses del verano. ¿Llegó el invierno? Lo único que debes hacer es girar tu almohada para disfrutar de una sensación acogedora.
  4. El precio de las almohadas de fibra es perfecto para bolsillos ajustados. Normalmente, tienen tratamientos antiácaros y antialergias, se pueden lavar a máquina, vienen en distintas formas y tamaños, y cuentan con un nivel de adaptación aceptable.

¿Cómo limpiar una almohada? Trucos y sugerencias

¿Quieres maximizar la limpieza de tu almohadas? ¡Enhorabuena! Esto te permitirá mejorar tu estado de salud y bienestar (aunque no lo creas). Eso sí: ten cuidado. Incluso las mejores almohadas del mercado son delicadas y necesitan ciertas medidas de limpieza.

Si tu almohada es de látex, ¡aléjala de los líquidos!

El látex no se lleva bien con el agua (ni con el sol). Lo ideal es que abras las ventanas de tu dormitorio todos los días para mantener el espacio ventilado y que compres un modelo desenfundable. Así, podrás lavar la funda y mantener el látex intacto.

Si por cualquier motivo necesitas limpiar el bloque de látex en sí mismo, rocíalo con bicarbonato de sodio y déjalo reposar por 1-2 horas. Retira los restos de bicarbonato con la aspiradora y ¡listo!

Recuerda. Las mejores almohadas de látex son 100 % naturales, lo que significa que la fórmula está compuesta por un mínimo de 85 % de resina natural y un 15 % de látex sintético o agentes vulcanizantes.

Si tienes una almohada de plumón, ¡no tendrás problemas!

Las almohadas de plumón se pueden lavar a mano o a máquina. Lo que sí no debes hacer es secarlas al sol. Si decides lavar tu almohada en casa, usa un detergente para fibras delicadas. Con un par de ciclos en la secadora y ¡quedará tan mullida y suave como siempre!

Recuerda. Las mejores almohadas de este tipo se fabrican con plumón de oca extraído del pecho del animal. Esta especie de «copitos» son mucho más suaves, acogedores y confortables.

Echa un vistazo a este artículo: Cómo quitar las manchas amarillas de las almohadas

Si tienes una almohada de fibra, ¡la lavadora será tu mejor amiga!

Eso sí: lee la etiqueta del fabricante para ajustar la temperatura del agua por debajo de los grados recomendados. Aquí, no hay que tener tanto cuidado con el ciclo de lavado o el detergente, pero -si no te molesta usar el ciclo delicado de tu lavadora- ¡es preferible que lo hagas!

Si tu almohada es de viscoelástica o gel, ¡no la laves a máquina!

Empapar un material como la visco hará que pierda sus propiedades. Además, podría favorecer la aparición de ácaros y hongos.

¿Cómo limpiar una almohada de viscoelástica o viscogel? Rocíala ligeramente con una mezcla de agua y vinagre blanco, y ponla cerca de una ventana hasta que se seque por completo. No te olvides de lavar la funda cada mes y de ventilar la almohada regularmente.

Recuerda. Las mejores almohadas del mercado suelen ser desenfundables.

Llegamos al final de esta guía de compra. Esperamos que, después de leer estas recomendaciones y consejos, ya estés listo para comprar las mejores almohadas del mercado.

Deja una respuesta