Los 5 mejores futones japoneses de 2022

Futones japoneses

Originario de Japón, el futón (布団) tradicional es un delgado colchón relleno de algodón, lana o materiales sintéticos, que se puede doblar y guardar fuera de la vista durante el día y luego desplegarse sobre el tatami, para dormir por la noche. 

Tradicionalmente, esta ropa de cama se compone de una base acolchada (shikibuton), un edredón (kakebuton) y una almohada (makura).

Tras su llegada a Occidente en el siglo XX, el futón japonés fue modificado para adaptarse al gusto occidental. No solo aumentó su grosor, sino que se empezó a confeccionar con otros materiales menos duros que el algodón, como la espuma, el poliéster o el látex. 

Además, como en Occidente el dormitorio no suele ser un espacio utilizado durante el día para otros usos y la cama constituye un elemento esencial de la estancia, el futón se suele colocar sobre una estructura baja de madera, a modo de somier, que sustituye al tatami nipón.

Actualmente, por extensión, se denomina también futón a los colchones plegables o enrollables

Los mejores futones japoneses del mercado

Futón Shiatsu Cinius

Futón Shiatsu CiniusVer en Amazon

El futón Shiatsu Cinius es un futón de algodón 100%, transpirable y antialérgico

Con un grosor de unos 4 cm, está confeccionado con capas superpuestas que le confieren una alta comodidad y suavidad. Tiene una firmeza media para proporcionar un buen soporte a la columna vertebral.

Está disponible en diferentes tamaños, desde los 80×200 cm hasta los 180×200 cm. Fácilmente enrollable, algunos modelos pueden adquirirse con una práctica bolsa que facilita el almacenaje y el transporte. 

Este futón puede usarse para realizar masajes, practicar yoga, meditar o para dormir sobre un tatami o directamente en el suelo. Como ves, destaca por su versatilidad.

PROS
  • Enrollable
  • Disponible en varias medidas
  • Buena relación calidad-precio
CONTRAS
  • Más pesado que otros modelos
  • Funda no extraíble

Cinius Tatami

Cinius TatamiVer en Amazon

Se trata de un tatami japonés de gran calidad. Tiene un núcleo interior fabricado con paja de arroz y el exterior es una estera confeccionada con junco trenzado (igusa). 

Se encuentra disponible en diferentes tamaños, para adaptarse a cualquier necesidad. Tiene un grosor de 5,6 cm y una alta densidad.

Al ser muy estable, es perfecto como suelo de tatami y como base para colocar el futón. Para evitar la humedad conviene ventilarlo al menos una vez al mes.

PROS
  • Disponible en varias medidas
  • Excelente relación calidad-precio
CONTRAS
  • Pesado

EvergreenWeb

EvergreenWebVer en Amazon

Futón de núcleo de espuma de poliuretano de alta densidad, de tamaño individual (80×200 cm), que funciona como colchón cuando está extendido y como asiento al plegarse. 

Sus 10 cm de grosor le proporcionan una consistencia firme y muy confortable. 

La espuma no contiene CFC, por lo que es ecológico y apto para personas con alergias, además de transpirable.

Se puede utilizar directamente sobre el suelo o sobre un tatami

La funda exterior, elaborada en viscosa y poliéster, es extraíble y se puede lavar hasta 30ºC, para una mayor higiene. Está dotado de dos asas que facilitan su transporte.

PROS
  • Plegable
  • Hipoalergénico
  • Buena relación calidad-precio
CONTRAS
  • No tiene funda para almacenaje

Fuli

FuliVer en Amazon

Base para futón, fabricada artesanalmente en Japón con junco 100% natural, que se puede plegar en tres partes para un cómodo transporte y almacenaje.

El gran tamaño de la alfombra (‎99,6 x 1,27 x 210,82 cm) la hace muy útil y cómoda

Es perfecta para relajarse, meditar, como base de futón, y también como estera refrescante para los calurosos días de verano.

PROS
  • Plegable
  • Fabricación artesanal
CONTRAS
  • Puede despedir un ligero olor al principio
  • Precio elevado

Sinkita

SinkitaVer en Amazon

Futón enrollable disponible en cuatro tamaños y tres colores (gris, rojo y beige). La capa superior está rellena de suave franela y la inferior es de fibra 100% poliéster.

Se trata de un colchón blando fácil de guardar y de acarrear. Con un grosor de 3 a 5 cm, está recomendado para relajarse o como colchón para dormir ocasionalmente.

PROS
  • Enrollable
  • Ligero
  • Disponible en diferentes medidas
CONTRAS
  • Necesita ser ventilado al sol
  • Funda no extraíble

Guía de compra de futones japoneses

Futón japonés

Independientemente del uso que se le vaya a dar a este versátil elemento, hay algunas cosas que se deben tener en cuenta al comprar un futón. 

Por ejemplo, si se va a usar para dormir cada noche, es necesario que sea tan cómodo como un colchón de cama occidental, o si el futón se va a recoger durante el día, entonces hay que buscar un modelo que pueda soportar estoicamente ser plegado, enrollado y estirado.

Véamos qué factores debes tener en cuenta:

1. Composición del relleno

Los futones japoneses están fabricados técnicamente con capas altamente comprimidas de materiales acolchados y suaves como algodón, látex y lana. 

Uno de los aspectos positivos de los futones originales es que generalmente están hechos de materiales orgánicos, como el algodón, que son mejores para la salud. 

Con todo, también hay fabricantes que confeccionan futones con materiales sintéticos, aunque los que están hechos con materiales orgánicos son más recomendables y suelen durar más tiempo si están bien cuidados.

Algodón: el algodón genera futones densos y flexibles. Es un colchón transpirable y una de las opciones más económicas. Conviene ventilarlo al sol para mantenerlo fresco y duradero. El algodón orgánico es una fibra natural que se puede reciclar.

Lana: los futones de este material tienen una consistencia muy similar a los de algodón, pero las fibras son más resistentes y duraderas. Un futón de lana es más cálido que uno de algodón, y generalmente también más caro.

Poliéster: las fibras de poliéster son más livianas que la lana y el algodón y, por lo tanto, el futón es menos denso. Este material está considerado hipoalergénico y es bastante económico.

Espuma: los futones de espuma natural o sintética son flexibles y densos. Este material es cómodo porque se puede aplastar y doblar fácilmente sin que se formen bultos ni se mueva dentro de las fundas. Los futones de espuma no necesitan airearse al sol.

Látex: son futones densos y esponjosos, indicados para personas que desean un futón que no se deforme.

Híbridos: la combinación de algunos materiales da lugar a futones mixtos, que suelen ofrecer lo mejor de los materiales utilizados. Una combinación habitual es algodón y látex 100% natural.

2. Revestimiento

Habitualmente vienen cubiertos con una funda de algodón o poliéster. La calidad de la cubierta puede repercutir en aspectos prácticos como la frescura, higiene, durabilidad o comodidad.

3. Grosor del futón

Si el futón va a descansar directamente sobre un suelo de bambú, al más puro estilo ryokan japonés, entonces es conveniente elegir un modelo delgado y denso (5 a 10 cm). 

Si se va a colocar sobre una estructura de madera, lo mejor es optar por un futón más grueso (12 a 20 cm).

4. Firmeza

Firmeza, rigidez o flexibilidad son características relativas y varían según los gustos de cada persona. Del mismo modo que no existe una consistencia de colchón ideal para todo el mundo, tampoco existe una consistencia de futón perfecta. 

Habrá quien prefiera un modelo más duro de lana o algodón, o quien se decante por la flexibilidad de la espuma o el látex. Lo importante es encontrar un futón que sea cómodo y sostenga el cuerpo convenientemente.

5. Apoyo

Los futones japoneses pueden ser una solución para las personas con dolor de espalda. Hay médicos que consideran que dormir en una superficie dura disminuye los problemas de espalda y es bueno para la columna vertebral. 

El futón es acolchado, pero no tan blando como un colchón normal, por lo que es beneficioso no solo en términos de comodidad sino también de salud. 

La razón por la que muchas personas experimentan dolor de espalda cuando duermen en un colchón normal es porque el colchón se ajusta a sus cuerpos sin sostenerlos adecuadamente. 

Dormir en un futón, en cambio, alinea la cabeza, el cuello, los hombros y la columna vertebral, permitiendo mantener una postura corporal saludable

Al mejorar la posición para dormir, brindan noches de sueño reparador, pues permiten que el cuerpo se relaje por completo.

6. Complementos

Cobertor: muchos futones, aunque no todos, vienen con una funda. Conviene asegurarse de si el cobertor está incluido o no. Si no, es importante comprar uno por separado, porque protegerá el futón y alargará su vida. 

Las fundas suelen estar hechas de algodón, aunque también se pueden encontrar de otros tipos de tela.

Sábanas bajeras: hay sábanas bajeras impermeables especiales para futón que lo protegen de la humedad y el polvo.

Edredón: el kakebuton puede tener diferentes grosores, según sea de verano o invierno.

Almohada: el makura es un cojín típico japonés relleno de cáscaras de trigo sarraceno o de cáscaras de alforfón. Estos materiales son hipoalergénicos, tienen una buena absorción de la humedad, no retienen el calor y se adaptan muy bien a la cabeza y zona cervical.

Tatami: en los hogares japoneses, los futones se colocan sobre un suelo de bambú o sobre un tatami, que es una alfombrilla suave hecha de paja.

Armazón: algunas personas no desean dormir sobre el tatami y prefieren hacerlo sobre unas plataformas, diseñadas específicamente para colocar el futón, que se colocan a baja altura con relación al suelo. 

En este caso, se suele adquirir un futón más grueso y menos liviano, que no es fácil de plegar cuando no se usa. También hay quien opta por colocar dos futones, uno apilado encima del otro.

Este artículo te puede interesar: Las mejores almohadas del mercado

7. Limpieza y mantenimiento

Si el futón es de algodón o lana, es conveniente darle la vuelta con cierta frecuencia. Esto no solo evita que adopte la forma de la posición de dormir del cuerpo, sino que lo mantiene seco. 

Las fibras de algodón tienden a absorber la humedad, de modo que también es muy aconsejable ventilar el futón al sol periódicamente para prevenir el moho y la aparición de ácaros del polvo.

En caso de que se manche la funda, simplemente hay que lavarla siguiendo las indicaciones del fabricante. 

Si la mancha ha alcanzado futón, se recomienda usar un paño ligeramente húmedo o una esponja para limpiar el área con un poco de agua jabonosa, evitando que se moje el interior.

8. Durabilidad

La durabilidad del futón dependerá en gran medida de la calidad de los materiales utilizados en su fabricación. 

Conviene seleccionar siempre modelos hechos de materiales duraderos y verificar el periodo de garantía, ya que ésta proporciona información sobre cuánto tiempo considera el fabricante que el colchón durará sin ningún problema.

Aunque los materiales determinan la duración del futón, también se le deben proporcionar los cuidados adecuados. Un futón bien tratado y de calidad puede durar muchos años.

Otros aspectos que considerar al comprar un futón

Los mejores futones japoneses

Con pisos y habitaciones cada vez más pequeños, los futones japoneses se han convertido en un estupendo recurso para construir un segundo dormitorio temporal, pues funcionan como cama durante la noche y pueden estar ocultos o servir como asiento durante el día. 

Son perfectos cuando vienen visitas a pasar unos días o cuando se presenta un invitado ocasional.

1. Uso

Es importante tener en cuenta el uso que se le va a dar al futón a la hora de comprar uno. 

Si solo se va a utilizar como cama ocasionalmente, cuando se tiene un invitado que viene a pasar la noche, puede considerarse adquirir un modelo menos costoso, siendo una de las mejores opciones los rellenos de algodón. 

Son más baratos y cumplirán su propósito convenientemente.

Si se desea comprar un futón para un uso más frecuente existen opciones un poco más costosas, como los de espuma, que durarán más y brindarán un gran servicio. Estos colchones no pierden la forma y son muy prácticos.

2. Comodidad

La comodidad lo es todo cuando se trata de elegir un futón. No se trata solo de dormir sino también de sentarse, estirarse a descansar o estar a gusto con cualquiera de los diferentes usos que se le pueden dar a este tipo de colchones. 

Los materiales utilizados para hacer el futón determinarán en gran medida el tipo de bienestar que ofrecerá.

Hoy en día, los futones japoneses son tan confortables como cualquier otro tipo de colchón. Si bien algunos son firmes y duros, otros son mullidos y permiten hundirse en ellos cómodamente.

3. Estética

Aunque siempre es prioritario valorar la comodidad que ofrece el futón también hay que tener en cuenta cómo lucirá en el lugar donde se va a colocar. 

En caso de que el color no sea de nuestro agrado, se puede colocar una funda (shikifu) que no solo lo protegerá, sino que cambiará el futón al tono que mejor combine con la decoración del espacio.

4. Precio

Un futón es un producto duradero y económico. Al comprar un futón para uso diario hay que considerar todas sus cualidades pero, como en la compra de cualquier tipo de colchón, el coste también influirá en el modelo elegido.

En este sentido, es recomendable comprar el mejor futón que permita el presupuesto, el que satisfaga las necesidades y dure más tiempo.

PROS Y CONTRAS DE LOS FUTONES JAPONESES

A) PROS

1. Son plegables, fáciles de guardar, no pesan demasiado y se pueden usar como cama cuando es necesario, lo que los convierte en una gran inversión

2. Los materiales de relleno con los que están confeccionados son ligeros, de modo que son muy fáciles de trasladar de una habitación a otra

3. Los futones tradicionales no tienen estructura, por lo que son muy cómodos de colocar en cualquier habitación. Además, como se pueden enrollar o doblar cuando no se usan, es muy fácil ocultarlos en un armario lejos del alcance de la vista

4. Son más sencillos que otros tipos de cama y facilitan la vida al ser muy versátiles

5. Son una excelente y económica opción para espacios pequeños o si se trata de tener una cama auxiliar cuando surge la necesidad

B) CONTRAS

1. Requieren de cierto cuidado y mantenimiento para asegurar su durabilidad

2. Al ser plegables pueden ser más delgados que otros tipos de colchón, lo que no gusta a todo el mundo

Fotos: Shutterstock

Deja una respuesta