Feng shui en el dormitorio

el Feng Shui en el dormitorio

El Feng Shui es el arte y la práctica de vivir en armonía con el entorno. Aplicar las enseñanzas del Feng Shui en el dormitorio puede ayudarnos a descansar y dormir mejor, además de tener un impacto en nuestro estado de ánimo.

No se trata tanto de eliminar el desorden o de colocar las cosas en el lugar «correcto» como de alinear nuestro mundo interior, los deseos personales, con el entorno para que este hábitat influya positivamente en nosotros y en nuestro estado de ánimo.

Su base es el taoísmo, filosofía que concibe la existencia de una corriente o camino (el tao) que fluye como la vida.

Cuando se vive en armonía con este camino se experimenta alegría, paz, triunfo y felicidad pero, por el contrario, cuando se vive en contra de esta corriente se originan dificultades e impedimentos.

Partiendo de este principio filosófico, el Feng Shui nos ofrece la posibilidad de comprender la conexión entre lo que está sucediendo en la energía de nuestros espacios y en nuestra vida, permitiéndonos hacer las modificaciones necesarias para crear ambientes más positivos.

No es que el Feng Shui vaya a solucionar nuestros problemas o a evitar los procesos personales de evolución interior, que son ineludibles y necesarios, pero vivir en un entorno limpio, equilibrado, hermoso y armónico facilitará el trabajo anímico de quienes lo habitan para que puedan eliminar aquello que obstaculiza su camino o tao.

Traducido literalmente, el término Feng Shui significa «viento y agua” en referencia al flujo de la energía (Qi o Chi) en el Universo.

Esa energía Qi, o fuerza vital, como el agua, nos nutre cuando fluye pero, si se estanca o desequilibra, nos sustrae vitalidad. Del mismo modo que las personas, los espacios también están cargados de energía Qi.

Con el Feng Shui podemos organizar y transformar la energía de nuestro entorno, creando el equilibrio correcto con las fuerzas de la naturaleza, trabajando con lo visible y con lo invisible para generar ambientes en los que vivir mejor.

Aplicando los principios del Feng Shui en el dormitorio

El dormitorio es nuestro santuario

El dormitorio es un excelente lugar para empezar a cambiar la energía de un hogar ya que se trata de un espacio bastante manejable a nivel de decoración.

Su diseño debería ser lo más acogedor y sencillo posible, un lugar despejado y con poco mobiliario.

Con la ayuda del Feng Shui cualquier persona puede convertir su alcoba en un pequeño santuario en el que encontrar paz, amor, un mejor descanso y una mayor energía. 

Los principios básicos de esta ciencia milenaria sirven para todos los dormitorios, independientemente del estilo.

La alcoba es un espacio íntimo y personal en el que solemos pasar una tercera parte de nuestra vida. Es el lugar en el que dormimos, nos recuperamos y conectamos con la pareja, por eso ha de ser nuestro refugio.

Ha de ser un lugar para la intimidad, un espacio seguro en el que descansar tranquilamente, una zona en la que no deberían tener cabida los factores estresantes ni aquello que nos provoca distracciones, como las conversaciones agitadas.

Tampoco para los objetos que nos recuerdan el trabajo, o los ordenadores, teléfonos móviles o el televisor. 

Además de exponernos a campos eléctricos y magnéticos (CEM) perjudiciales para la salud, estos aparatos atraen energías negativas nocivas para tu relación contigo mismo y con tu pareja.

Los dormitorios son lugares para descansar, leer, reflexionar y recargar las pilas, la medicina ideal para un día difícil y agotador, independientemente de si se vive solo o en pareja.

La calidad del descanso que nos brinda nuestro cuarto es fundamental para estar más sanos, felices y productivos, por eso ha de ser un lugar acogedor que nos invite a reposar convenientemente y nos revitalice cuerpo, mente y alma.

Encender una vela aromática, escuchar música, relajarse o meditar son algunas de las reconfortantes actividades que podemos disfrutar en el oasis que debería ser nuestro dormitorio.

Los errores más habituales en el dormitorio según el Feng Shui

Si el dormitorio ha de ser un lugar para el reposo tranquilo ¿Por qué a veces no podemos dormir, o dormimos mal, con interrupciones, y nos levantamos con la sensación de no haber descansado convenientemente?

Descartados aspectos prácticos, como una almohada inadecuada, o problemas vitales importantes que nos inquietan y desvelan, deberíamos analizar qué está ocurriendo en nuestro dormitorio para que no podamos descansar adecuadamente por la noche.

Según el Feng Shui en el dormitorio, los errores más frecuentes que nos impiden dormir bien son:

1- Demasiado desorden en la habitación

El desorden en cualquier espacio crea estancamiento y bloquea la energía, impidiendo que fluya libremente. Además, puede abrumar y generar sentimientos de tristeza, culpa e incluso ansiedad.

El desorden en el dormitorio significa temas sin terminar o sin resolver y puede afectar a la salud, las relaciones de pareja y el bienestar.

El espacio del dormitorio tiene que estar siempre despejado para que el Qi saludable pueda circular por toda la habitación. Se debe evitar tanto el desorden en la superficie de las mesitas de noche o del tocador como debajo de la cama.

La cama se ha de hacer diariamente. Una cama hecha crea un nuevo comienzo cada día y da sensación de orden y equilibrio. Por el contrario, una cama deshecha produce sensación de abandono y desorganización.

2- Mal diseño del espacio, inadecuada colocación de los muebles y elección del color o de la decoración errónea

Para permitir que la energía fluya suavemente los muebles en el dormitorio deberían ser los estrictamente necesarios: la cama, las mesitas de noche y sus lámparas.

Si el almacenamiento del armario es limitado y el espacio lo permite se puede añadir alguna pieza, como una cómoda o un tocador.

Y si la habitación es grande, también se puede incorporar algún mueble que invite a la relajación, como una chaise longue o un cómodo sillón de lectura.

¿Cómo organizar y decorar un dormitorio según el Feng Shui?

La cama y el Feng Shui

La cama según el Feng Shui

Teniendo en cuenta la cantidad de horas que pasamos durmiendo es importante invertir en una buena cama y probar diferentes tipos hasta encontrar la que se adapta mejor a nuestras necesidades.

Las camas retienen las vibraciones de las personas que las han usado, por lo que es una buena idea reemplazarla cuando se comienza una nueva etapa con alguien.

Comprar una cama y un colchón nuevos es una buena forma de favorecer un nuevo comienzo en la vida. Lo mismo se aplica a las almohadas y la ropa de cama.

Que la cama tenga un cabezal sólido es importante porque aporta sensación de apoyo y sostenimiento a la cabeza.

Conviene evitar los cabeceros de metal porque no ofrecen el suficiente soporte y tienen tendencia a absorber y retener radiación electromagnética de otras fuentes. Son mejores los de madera porque proporciona apoyo y fuerza, respaldan.

Los acolchados o las camas con dosel pueden crear un estado de ánimo más romántico.

La altura de la cama debería mantener una relación proporcional con la altura del techo de la habitación para que el Qi pueda moverse libremente.

Las camas altas estimulan la intelectualidad mientras que las camas bajas promueven la practicidad.

Una cama agradable y bien equilibrada es muy importante para crear un dormitorio Feng Shui perfecto. Un buen colchón, un cabecero macizo y sábanas de calidad confeccionadas con lino o algodón son muy importantes para lograr un Feng Shui armonioso.

¿Cómo orientar la cama según el Feng Shui en el dormitorio?

Cuando dormimos, además de regenerarnos, asimilamos el Qi que nos rodea. Esta energía entra mayoritariamente por  , por eso la posición de la cabeza es muy importante cuando estamos acostados.

– Las personas que tienen problemas para dormir pueden girar la cama para que su coronilla apunte hacia el Norte, que suele ser la mejor dirección para dormir, pues el Qi del Norte es tranquilizador y el mejor para reforzar la salud y la vitalidad.

Por otra parte, a nivel de pareja fomenta el cariño y es el más beneficioso para concebir

No obstante, las otras direcciones también tienen sus propios beneficios:

– Orientar la cabeza hacia el Sur favorece la intuición y la memoria. También aumenta la pasión y la emotividad en una relación

El Oeste baja el ritmo desenfrenado de la vida, por lo que es muy buena dirección si el estrés provoca insomnio o agitación. A nivel de pareja facilita disfrutar del placer de estar juntos aportando romanticismo y desenfado

– Por el contrario, el Este actúa como un acelerador, ayudando a superar la pereza o el abatimiento. En una relación aporta entusiasmo y actividad

Las disposiciones intermedias integran las características de sus dos orientaciones:

– El Sureste es útil para mejorar la comunicación con la pareja

– Si se quiere forjar una relación estable el Suroeste es una buena dirección porque aporta sentimientos de cariño y camaradería

El Noroeste genera relaciones fuertes a largo plazo, facilitando el compromiso y la planificación

– Para mejorar la capacidad de decisión el Noreste es la dirección indicada. Contribuye a la sinceridad y da fuerzas para seguir adelante

Cuando no sea viable colocar la cama en la dirección idónea se puede optar por elegir la que tenga las características más cercanas.

De manera provisional se puede colocar la cama en medio del dormitorio para que ésta se oriente en la dirección ideal.

Si después de un tiempo se nota una mejora real convendría encontrar la manera de que el cambio de dirección sea definitivo.

Cómo colocar la cama en el dormitorio

La cama debe situarse de modo que se tenga una línea de visión clara de la puerta de entrada al cuarto, pero sin estar delante de ella. Esta posición permite ver lo que se acerca, proporcionando control y sensación de tranquilidad.

Si es imposible colocar la cama en otro lugar que no sea directamente delante de la puerta, se aconseja poner un banco, un pequeño baúl, una alfombra redonda o algún tipo de mobiliario a los pies del lecho para marcar la separación entre la cama y la puerta.

Si no hay espacio para colocar un mueble, se puede colgar un cristal esférico tallado entre la cama y la puerta.

No se debe colocar la cama en la misma pared que la puerta de entrada. La mejor ubicación es en una pared opuesta o perpendicular a la puerta

Cuanto más lejos está la cama de la puerta, más control y seguridad se obtiene del entorno

No se debe colocar uno de los lados de la cama contra una pared, es mejor poder acceder a ella desde los dos lados

Conviene dormir con la cama apoyada en una pared sólida porque proporciona una mayor sensación de seguridad

Si detrás o encima de la cama hay una ventana, se debe poner un buen cabezal o proteger la ventana con un biombo o separador para no quedar expuesto a ella, ya que su presencia disminuye la sensación de seguridad cuando se duerme

Si la cama mira hacia un vestidor o un baño abierto en el que no es posible instalar una puerta, es conveniente colocar delante un biombo, panel o mampara de ocultación para crear una visión más relajante.

Es importante crear una vista agradable desde la cama pues será lo primero que se vea cada mañana al despertar y lo último por la noche

Principales aspectos a evitar o tener en cuenta en un dormitorio Feng Shui

Evitar tener objetos que provoquen malos recuerdos. Es importante que todos los elementos de nuestro dormitorio nos susciten una respuesta positiva. Esto significa que no se deberían tener muebles y cosas que originen pensamientos, sensaciones o asociaciones negativas

Las esquinas afiladas y los bordes que apuntan en dirección a la cama crean flechas envenenadas que pueden resultar negativas para la salud a largo plazo. Se pueden ocultar colocando una tela o un planta sana y frondosa que haga de escudo entre la arista y la cama.

También se deberían evitar los armarios altos y pesados que se elevan sobre la cama y los muebles grandes cuyas puntas agudas se dirigen hacia el lecho. En estos casos se deberían corregir las aristas suavizando los bordes, si es posible.

Los muebles redondeados se recomiendan en el dormitorio porque carecen de bordes punzantes y estimulan la creatividad y el romance

Las chimeneas en la alcoba no son recomendables porque, además de quemar el Qi sanador, crean mucha energía Yang y, en el dormitorio, conviene reducir la presencia de la energía Yang porque activa la mente y puede dificultar la conciliación del sueño.

Por su función, la energía que debe predominar en un dormitorio es la Ying

Se debe evitar colocar la cama debajo de una viga o de un techo inclinado. Las vigas ejercen presión hacia las personas que se encuentran debajo pudiendo ocasionar fisuras en las relaciones y mala salud.

Dormir bajo un techo inclinado puede producir sensación de opresión. Si la reubicación de la cama es imposible, se deberían ocultar con paneles o pintar del mismo color que el techo para disimularlas y hacerlas menos nocivas.

También se puede colgar artísticamente un tejido opaco en el techo para cubrirlas o situar un luz ascendente debajo de ellas para reducir el flujo descendente del Qi

Evitar los ventiladores de techo o las luces colgando directamente sobre la cama

Las máquinas de hacer ejercicio o el escritorio crean sentimientos de agitación y deberían colocarse en otra habitación.

Si por cuestiones de espacio o de distribución es inevitable tenerlos en el dormitorio, se deberían poner unos separadores o cortinas para crear una clara división entre el espacio de trabajo o actividad física y el de descanso

Feng Shui espejos en el dormitorio

En el dormitorio no se deberían colocar espejos grandes que reflejen la cama ya que agotan la energía de las personas que duermen en ella. Los espejos activan la energía Yang, interfiriendo en el descanso y ocasionando agitación e insomnio.

Para despertarse sintiéndose fresco y animado se deben colocar los espejos en el interior de las puertas del armario de modo que al cerrar las puertas no se vean, o se pueden cubrir con alguna tela fina mientras se duerme

Las personas que duermen con sus mascotas tienden a tener un sueño menos reparador que quienes las dejan fuera del dormitorio

 Muchas personas disfrutan viendo la televisión desde la cama. Si se tiene este objeto en el dormitorio se debería poder ocultar a la vista.

Mirar el televisor antes de ir a dormir no favorece el sueño profundo y renovador. Lo ideal antes de dormirse es la tranquilidad, la reflexión y la introspección

Por la noche se deben mantener cerradas las contraventanas y todas las puertas del dormitorio. Esto permitirá un mejor flujo de la energía y que ésta no escape del cuarto

Mantener los armarios del dormitorio limpios y organizados creará una mayor sensación de paz y calma

El dormitorio debe ser aireado frecuentemente para tener una buena calidad del aire. Las ventanas se deben abrir con frecuencia para mantener el espacio fresco y oxigenado. Los aceites esenciales también pueden ayudar a purificar el aire de un dormitorio

Feng Shui en el dormitorio: ¿cuáles son los colores más apropiados en la decoración?

Existe una amplia gama de colores que se pueden utilizar en el dormitorio. Para las paredes se recomiendan los colores que recuerdan la piel humana y la naturaleza, tonos cálidos y sutiles como el tostado, beige, crema, melocotón, rosa, amarillo suave pero también el blanco y algunas tonalidades del azul, verde o gris.

Si en la habitación predominan los colores fríos, el Feng Shui en el dormitorio aconseja introducir tonos cálidos complementarios en la ropa de cama, cortinas, alfombras, cuadros y demás objetos decorativos.

Si, por el contrario, imperan los tonos pálidos o cálidos terrosos, se puede dar vida y un carácter más sensual con colores más pigmentados, como frambuesa, coral, burdeos, chocolate o, incluso, cobres, dorados y bronces.

¿Qué cuadros se deben colgar en un dormitorio según el Feng Shui?

El arte que se expone en un dormitorio provoca una sustancial impresión en la mente. Una imagen vivificante puede traer poderosas mejoras a nuestra vida, por lo que en la alcoba se deberían elegir imágenes positivas que calmen o inspiren. 

Por el contrario, no se deben colgar nunca cuadros que provoquen agitación, inquietud, tristeza o abatimiento porque no fomentarán el entorno pacífico que debemos crear para nuestro espíritu.

El Feng Shui y los dormitorios matrimoniales

Los momentos íntimos, sin hijos o teléfonos sonando, pueden ser difíciles de encontrar para algunas parejas. Cuando esto ocurre es importante comprobar que la distribución de la habitación favorece esta intimidad. 

Una buena iluminación, música suave, unas románticas velas, capaces de cambiar el estado anímico, o imágenes atractivas crearán vibraciones positiva que elevarán la energía del dormitorio enriqueciendo la unión de la pareja y generando una mayor calidad de vida.

Las parejas siempre deben dormir en una cama doble pues dormir en dos camas separadas o en una misma cama, pero con colchones individuales, suscita una relación inestable y puede llevar a la separación.

a) Fotografías

En el dormitorio no deberían colocarse fotos de los hijos, padres o amigos, porque es como irse a dormir con ellos.

El Feng Shui en el dormitorio aconseja poner unicamente fotos de la pareja o, si no se tiene pareja, fotos de uno mismo que favorezcan los buenos recuerdos y sentirse bien.

b) Objetos religiosos

Del mismo modo que ocurre con las fotografías, no debería colocarse en el dormitorio figuras o arte religioso ya que puede alterar al estado de ánimo que transmite la habitación.

Un crucifijo o un cuadro de la virgen María con el niño Jesús mirando hacia la cama puede ser un elemento que perturbe la intimidad de la pareja.

c) Mesitas de noche

El dormitorio de una pareja debería tener una mesita a cada lado de la cama y espacio suficiente para entrar y salir cómodamente, lo que crea dos espacios de igualdad por los que fluye Qi armónicamente.

Igualmente, es conveniente que cada miembro de la pareja tenga su propia lámpara.

d) Objetos decorativos

Para fomentar la intimidad, la unión y la conexión con la pareja, el Feng Shui en el dormitorio propone colocar cuadros cuyas imágenes simbolicen el amor pleno, velas aromáticas, jarrones con hermosas flores naturales y ropa de cama suave, bonita y acogedora.

e) Iluminación

Se recomienda tener varios niveles de iluminación en el dormitorio o utilizar un regulador de intensidad para ajustar la potencia según las necesidades. También se pueden utilizar velas para crear un ambiente cálido e íntimo y una atmósfera sanadora.

Feng Shui en el dormitorio de las personas sin pareja

Las personas que no tienen pareja deben seguir las mismas sugerencias indicadas anteriormente para convertir su dormitorio en su santuario personal.

Si una persona soltera desea encontrar pareja, todo lo propuesto le servirá para tener una alcoba preparada para que el amor llegue a su vida, por eso debe revisar cuidadosamente que su dormitorio no esté decorado para mantener su soltería. 

Es decir, conviene evitar un dormitorio con una cama individual y una única mesilla de noche, con ropa de cama vieja o fea y objetos decorativos que representan a personas, animales u objetos solitarios.

Para atraer el romance hay que preparar un dormitorio para dos. Con una cama a la que se pueda acceder por los dos lados, con mesillas y lámparas a ambos lados, ropa de cama nueva, bonita y de calidad, así como un par de cojines cómodos.

Si se quiere tener alguna fotografía, que sea una imagen que aporte bienestar y positividad. Y, sobre todo, nunca se deben tener fotos de antiguas parejas en el dormitorio.

Al colocar objetos decorativos hay que vigilar que no sean figuras solitarias. Todo lo que se ponga mejor por pares, dos jarrones, dos candelabros, etc.

Hacer cada día la cama con esmero, colocar flores frescas, encender velas aromáticas y, sobre todo, evitar el desorden, la presencia de cajas, revistas, aparatos varios y ropa tirada por la habitación.

Deshacerse de todo lo que recuerde antiguos amores es también esencial. Crear una atmósfera entrañable en el dormitorio para uno mismo aumentará la autoestima y la confianza, lo que supone el primer paso para el inicio de una nueva aventura.

El Feng Shui y los dormitorios infantiles

Feng shui dormitorio para niños

Es frecuente que los dormitorios de los niños están abarrotados y decorados con muchos y brillantes colores. Este entorno puede provocar en ellos una sobreexcitación que haga que no paren quietos.

Es difícil relajarse en una habitación que está despierta y activa. En su lugar, se debería procurar un dormitorio acogedor y sereno que incite a los niños a tranquilizarse y disfrutar del descanso que necesitan.

Colores y materiales

Al elegir los colores para una habitación infantil se debería utilizar la misma paleta que para pintar un dormitorio de adulto, sustituyendo los tonos rojos, azules o amarillos brillantes por tonalidades suaves y cálidas.

Los muebles deberían ser de madera maciza, buena conductora del Qi, y la ropa de cama de algodón orgánico, si se trata del cuarto de un bebé, o de lino o algodón cien por cien si los niños son más mayores.

Cuanto más natural sea el entorno del dormitorio más fácil le será al niño relajarse, de modo que la calma del ambiente influirá positivamente en su descanso y salud.

Juguetes y otras pertenencias

El ambiente ideal de un cuarto para niños es el que favorece su descanso, pero también su crecimiento y desarrollo.

Aunque lo ideal es disponer de habitaciones diferentes para jugar y para dormir, no siempre esto es posible, de modo que el desafío consiste en conseguir que el espacio de recreo diurno se convierta en un lugar de calma por la noche. 

Los dormitorios infantiles suelen tener un exceso de juguetes, colecciones, dispositivos, dibujos, etc.

Cuando separar los espacios de ocio y descanso no es posible, una buena idea es seleccionar algunos de los peluches o muñecos más acogedores para que sirvan como objetos decorativos del dormitorio y guardar fuera de la vista, en armarios, baúles o cajas, el resto.

Además, colocar un corcho o superficie donde exponer los últimos dibujos y creaciones no solo servirá para favorecer la autoestima de los pequeños sino también para mantener el control sobre su producción artística.

Es conveniente reemplazar los cuadros y objetos decorativos que muestran actividad por otros con imágenes serenas y relajantes.

Fotografías, espejos y mascotas

Al contrario que en el dormitorio de matrimonio, el cuarto de un niño es un buen lugar para exponer fotografías de la familia ya que las fotos de los padres y otros familiares les transmiten amor y les aporta seguridad.

Los cuartos infantiles tampoco deberían tener espejos, pues los niños son muy sensibles a su energía activadora. Si no se pueden sacar de la habitación, se deben tapar y ocultar, especialmente si el pequeño no descansa bien.

Los animales de compañía que viven en el dormitorio infantil (peces, hámsteres, tortugas, etc.) deben ser examinados con regularidad para verificar que se encuentran alimentados, limpios y bien cuidados.

Descuidar esta responsabilidad, además de ser cruel para el pobre animal, consume la energía sanadora del dormitorio y de todo el hogar.

Cuartos compartidos

Cuando los niños comparten dormitorio con sus hermanos es importante proporcionar a cada uno un espacio individual que pueda considerar suyo.

Puede ser tanto la mitad de la habitación como un escritorio con su silla, un mueble para guardar sus libros y juguetes, un armario, etc. Esto enseña al niño a delimitar su singularidad y a respetar el espacio de los demás.

Feng Shui en el dormitorio de invitados

Aunque una habitación para los invitados es un lujo del que no todos los hogares disfrutan, si se dispone de ella se debe procurar que sea un cuarto que esté a la misma altura que el resto de la casa.

Una manera práctica de hacer que sea el dormitorio que se merece es dejar la puerta abierta de modo que cada vez que se pase por delante y se vea su interior, este agrade.

Se debe evitar que esta estancia se convierta en un almacén para los trastos pues esto afectará de forma negativa al flujo del Qi de toda la vivienda.

En el cuarto de invitados se deberían incorporar los mismos elementos sosegados y placenteros que en el propio dormitorio. 

Hay que dejar espacio suficiente en armarios y cajones para que los huéspedes puedan poner sus cosas y crear un ambiente que los invite a relajarse y disfrutar de la estancia.

También se pueden incluir pequeños detalles que hagan sentir al invitado que es bien recibido, como artículos de baño bonitos, toallas esponjosas o un amoroso albornoz.

La felicidad de los invitados aumenta la energía positiva del hogar, lo que es bueno para todos.

Si el cuarto de invitados no se puede mantener como tal porque la vivienda necesita espacio para nuevos usos (despacho, cuarto de meditación, gimnasio …), se puede rediseñar para que se adapte a su nuevo cometido, pero conservando siempre un lugar en el que puedan dormir los invitados cuando vengan de visita, como un sofá-cama, una cama plegable o una cama-armario abatible.

La idea del Feng Shui en el dormitorio puede traer diferentes imágenes según cada

persona, pero todas tienen en común la armonía y el descanso como palabras clave. En un buen dormitorio Feng Shui cada elemento reflejará una clara intención de amor, sanación y relajación. Si tu dormitorio está alejado de estos principios no debes preocuparte.

Empieza poco a poco, con un plan claro y pasos firmes. Este es el camino para crear un estupendo dormitorio en el que nutrirse del Qi.

Deja una respuesta