¿Por qué se duermen las manos al dormir?

Por qué se duermen las manos al dormir

¿Por qué se duermen las manos al dormir? Hay muy pocas personas que no se hayan despertado en alguna ocasión con una sensación de hormigueo y adormecimiento desde el antebrazo hasta la mano.

Nos asustamos incluso, porque el brazo no reacciona y parece que tenemos algo ajeno a nuestro cuerpo en la extremidad.

Ese cosquilleo y adormecimiento se denomina parestesia y es un fenómeno que suele afectar a todas las extremidades, inferiores y superiores. Normalmente, al sacudir la mano y frotar la zona afectada suele producirse un alivio inmediato.

Las parestesias se pueden sentir en cualquier momento del día o la noche. Pero, durante la noche es cuando pasamos más horas seguidas sin movernos de postura y esto favorece bastante más la compresión de ciertas zonas del cuerpo.

Por contra, durante el día nos movemos mucho más, de modo que los tejidos y el sistema nervioso está más movilizado.

¿Por qué se duermen las manos al dormir? Las causas más comunes

Despertarse en medio de la parálisis del sueño

Los neurólogos han localizado una primera causa para que nos suceda esa sensación en la que brazos y manos quedan paralizados. Se origina durante la fase REM del sueño y se conoce como parálisis del sueño.

En ese momento, el cerebro envía una señal para provocar una parálisis en todo el cuerpo. De esta forma, se evita que nuestro cuerpo se mueva de la misma forma que lo estamos haciendo en el propio sueño.

Lo que ocurre es que, algunas veces, nos despertamos en medio de esas fases y podemos recuperar la consciencia antes de que se recupere por completo el control físico.

Una mala postura al dormir

Manos dormidas por la noche

Aparte de eso, en la mayoría de los casos la explicación se encuentra en la respuesta orgánica a una mala postura al dormir en la que hemos volcado todo el peso del cuerpo sobre el brazo o la mano.

Eso origina una compresión que puede afectar tanto al riego sanguíneo como a la función natural de los nervios. Así, es posible que cuando se comprimen determinadas zonas el riego sanguíneo no llegue a las manos.

Si en uno de los constantes movimientos durante el sueño nos hemos quedado sobre el brazo o la mano podemos haber provocado una disminución del riego sanguíneo. Además de paralizada, la mano se nota helada.

Lee también: ¿Qué almohada comprar? Las mejores almohadas del mercado

Parestesia por la afectación de un nervio

Por otra parte, la parestesia más común es de origen neurológico por la afectación de un nervio. En este caso, algún nervio de los que van desde la médula espinal hasta las extremidades se encuentra paralizado de forma temporal por una presión.

Cuando intenta enviar el impulso nervioso a su correspondiente zona se encuentra con algo que lo dificulta y se manifiesta con una parestesia.

Si esa presión sobre los nervios durara mucho tiempo podrían ser dañados, así que nuestro organismo cuenta con un mecanismo de protección natural que hace que nos despertemos.

Después de despertarnos y aliviar la presión anterior, los nervios vuelven rápidamente a funcionar, normalmente empezando con una sensación de hormigueo.

Las causas por las que se duerme la mano al dormir citadas anteriormente no suelen ser motivo de preocupación, aunque siempre es importante saber la causa, porque detrás de estas parestesias puede haber algo más que una mala postura.

No es muy probable que se sufra un daño mayor por esta causa, pero en algunos casos estos nervios comprimidos pueden convertirse o venir ya provocados por un problema determinado o por una lesión en un nervio.

Ya empieza a considerarse algo extraño cuando se produce repetidamente noche tras noche. Si ocurre de forma habitual lo mejor es que el médico indague las causas.

Síndrome del túnel carpiano, una afección muy habitual

Cuando este fenómeno no encaja en las opciones anteriores, puede haber una patología específica que justifique estas parestesias repetidas. Dentro de estas patologías, la más común responde a la presión del nervio mediano (nervus medianus) a la altura de la muñeca.

Es la enfermedad que se denomina síndrome del túnel carpiano, que es un estrecho canal que une la muñeca y la mano. Este síndrome provoca el adormecimiento y hormigueo en algunos de los dedos de la mano. El nervio de la muñeca es responsable de la sensibilidad y el movimiento de manos y dedos.

Los síntomas del síndrome del túnel carpiano se pueden producir en cualquier momento del día, pero se agravan mientras estamos durmiendo. Durante la noche, la presión se produce con mayor frecuencia porque al estar tumbados fluye una mayor cantidad de líquidos hacia los brazos.

El resultado es que se produce una hinchazón en las manos por la retención de ese líquido, que al entrar por el mencionado túnel cuenta con poco espacio.

En este caso, es imprescindible acudir al médico, porque el dolor va aumentando con el paso del tiempo y se puede llegar a otros síntomas más graves, como la imposibilidad de distinguir entre calor y frío o la atrofia de dedos.

En las fases tempranas es corriente que se trate con una intervención quirúrgica, porque este problema, con el tiempo, se va volviendo más complicado.

Para dormir bien necesitas un buen colchón. Escoge uno con conocimiento de causa: Guía de compra para elegir el mejor colchón del mercado

Otras causas patológicas del adormecimiento de las manos

Adormecimiento de manos

Existen otras muchas causas que, aunque de forma mucho menos frecuente, pueden causar el adormecimiento de manos.

Por eso, si el fenómeno se produce de forma continuada es conveniente acudir al médico, que podrá diagnosticarlas y tratarlas convenientemente, ya que algunas son enfermedades bastante serias.

Entre estas otras causas, se han establecido las siguientes:

Contracturas

Contracturas, porque los nervios transcurren entre los músculos y si hay mucha tensión en un área concreta el nervio se verá afectado.

Lesión en el cuello

Lesión en el cuello que pueda provocar este entumecimiento en brazo, manos o dedos. Cuando el adormecimiento se produce en ambos brazos, podría ser un indicativo de algún problema más grave en las vértebras cervicales, que pueden estar pinzando el nervio.

Si ocurre esto, lo normal es que la sensación negativa no se vaya rápidamente y también puede ocurrir durante el día.

Una hernia discal

Una hernia discal que comprime la salida del nervio a nivel de la columna vertebral. Una presión constante en el raquídeo puede ser la causante. Suele suceder cuando está oprimido por algo, como ocurre en estas hernias discales en las que alguna vértebra está presionando un nervio.

Arteriosclerosis

Una enfermedad como la arterioesclerosis puede provocar también este problema, originada por una mala circulación de la sangre por la acumulación de placas en las arterias.

Falta de vitamina B12

Falta de vitamina B12. A veces, una alimentación deficitaria e incorrecta hace que no sea suficiente el aporte de esta vitamina. En estos casos, el entumecimiento de manos y piernas son síntomas bastante característicos.

Esta vitamina es esencial para el buen funcionamiento de algunas funciones corporales, entre ellas la transmisión de señales nerviosas.

Hipotiroidismo

Hipotiroidismo, una enfermedad que provoca que la glándula tiroides no produzca suficiente hormona tiroidea, que controla la forma en que cada célula del cuerpo usa la energía durante el metabolismo.

Diabetes

Diabetes. Concretamente, la neuropatía diabética es otra de las posibles causas del entumecimiento en las manos. Cuando existen unos niveles de azúcar en sangre demasiado elevados, los pequeños vasos sanguíneos se empiezan a dañar, interrumpiendo el paso de la sangre a esos vasos que desembocan en los nervios.

Esclerosis múltiple (ELA)

Una enfermedad autoinmune que afecta tanto al cerebro como a la médula espinal.

Enfermedad de polineuropatía de predominio sensitivo

Enfermedad de polineuropatía de predominio sensitivo, por la que se dañan los nervios periféricos por distintas razones. Causa dolor y debilidad en las extremidades.

Enfermedad de Raynaud

Otra causa de por qué las manos se duermen al dormir se puede encontrar en la llamada enfermedad de Raynaud. Esta enfermedad causa adormecimiento y frío en las extremidades. La arterias pequeñas que irrigan la piel se estrechan limitando el flujo de sangre a las zonas afectadas.

Abuso del consumo de alcohol

El alcohol daña las células de forma progresiva, derivando en problemáticas que están relacionadas con la mala circulación sanguínea y que también pueden provocar que se duerman las manos al dormir o durante el día.

Consumo de algunos tipos de medicamentos.

Algunos fármacos pueden originar daños nerviosos y neuropatía periférica, unas dolencias que fomentan el entumecimiento de las extremidades. También algunos tipos de toxinas, como el plomo, arsénico, mercurio o insecticidas pueden ser origen del entumecimiento.-

La retención de líquidos

Retención de líquidos, que se produce especialmente durante el embarazo, la menopausia y situaciones de sobrepeso.

Deja una respuesta