Beneficios de dormir desnudo

Beneficios de dormir desnudo

¿Es bueno dormir desnudo? Parece que así es. Puede parecer que los beneficios de dormir desnudo o en pijama, estén exclusivamente relacionados con una cuestión de comodidad, sin embargo las ventajas de dormir desnudo van más allá que la mera comodidad.

La ciencia ha demostrado que aparte de una mayor o menor confortabilidad, dormir sin nada de ropa presenta beneficios para la salud, tanto física como psicológica.

Ante la cantidad de personas que tienen problemas para conciliar un sueño reparador, podemos estar ante un remedio ecológico, barato, placentero y tan sencillo que está en manos de cualquiera.

Los beneficios de dormir desnudo

Se citan múltiples beneficios de los que disfrutan aquellos que ya optan por dormir desnudos y prescindir del pijama. Entre ellos, los siguientes:

1. Dormir sin ropa puede ayudar a adelgazar

Disminuir calorías se encuentra entre los beneficios de dormir desnudo, Una cuestión siempre positiva para aquellas personas que están intentando perder peso.

Obviamente, no es un fenómeno tan acelerado que permita una reducción sustancial de peso, como se puede conseguir haciendo ejercicio. Aún y así, es una buena ayuda a tener en cuenta para aminorar el exceso de calorías.

La explicación está relacionada con el descenso de la temperatura corporal que se puede alcanzar al dormir desnudos. Al conseguir que el cuerpo queme grasa de una forma mucho más natural que si vamos cubiertos de prendas.

La explicación científica de este fenómeno radica en la función que tiene la parte de nuestro cerebro denominada hipotálamo sobre el control de la termorregulación corporal, que se realiza a través del empleo de la grasa corporal.

Al tener el cuerpo fresco, se obliga al organismo a generar calor y así activa la grasa marrón, un tejido adiposo muy activo que consume energía para realizar esa función. Y eso lo hace quemando las reservas de grasa blanca, que es la que produce la obesidad.

De esa forma, se acelera el metabolismo del organismo. Cuanto más duradero y profundo sea el sueño, más tiempo tendrá esta grasa para hacer su función y mayor será su capacidad adelgazante.

Además, se ha demostrado que dormir sin ropa contribuye a un sueño más profundo. Esto repercute en que la producción de la hormona del crecimiento se hace más elevada y disminuyen los efectos de otra, denominada cortisol.

Este cortisol, también conocido como “la hormona del estrés”, tiene la capacidad de aumentar el apetito, especialmente de hidratos de carbono, alimentos que producen una satisfacción inmediata.

Por eso, dormir desnudos es una buena forma de empezar el día con menos hambre. Al tener menos estrés y ansiedad es posible que no recurramos a una excesiva ingesta de alimentos.

Lee también: ¿Dormir mucho adelgaza o engorda?

2. Dormir desnudos nos ayuda a dormir mejor

Conciliar un sueño más profundo y reparador se encuentra entre los beneficios de dormir desnudos más importantes y de mayor efecto.

Conciliar un sueño más profundo y reparador es más fácil de alcanzar cuanta menos ropa llevemos en el momento de dormir. Está demostrado científicamente que la temperatura corporal debe descender no menos de medio grado para conciliar el sueño.

Al dormir desnudos al organismo le resulta más sencillo enfriarse más rápido y mantener ese necesario descenso de temperatura.

Esto es especialmente importante si se tiene en cuenta que durante el sueño se producen funciones vitales de regeneración y reparación celular, especialmente en la fase REM.

Como el cuerpo se mantiene más fresco y cómodo no se producen esos molestos despertares de media noche por el exceso de calor.

En realidad, hay muchos tipos de insomnio que tiene su origen en una mala regulación de la temperatura corporal.

Por el contrario, dormir con pijama u otro tipo de prendas semejantes aumenta la temperatura corporal, dificultando ese sueño, porque esa temperatura no puede regularse de una forma natural.

Hay que tener en cuenta que mientras dormimos los vasos sanguíneos están desprendiendo calor y si les presentamos la resistencia de algún tejido, la temperatura aumentará más allá de lo deseado.

Esta cuestión afecta de manera especial a las mujeres, ya que los niveles de estrógenos, según el momento del ciclo menstrual, varían continuamente, produciendo también variaciones aleatorias de la temperatura orgánica.

3. Resulta más higiénico, asegura una piel más sana e incluso rejuvenece

Especialmente en verano, el pijama puede hacernos sudar y mancharnos la piel. La piel se beneficia al dormir desnudo porque respira mejor durante la noche y disminuye el riesgo de tener problemas cutáneos.

Además, es obvio que el contacto directo con las sábanas libera a la piel de rozaduras e irritaciones con las prendas que se utilicen como pijama, algo especialmente apreciable en las zonas más sensibles del cuerpo.

Por otra parte, la activación de la grasa marrón que se mencionó anteriormente permite una buena renovación de las células muertas. Este factor repercute en una piel más saludable y tersa. 

Mientras se duerme, sobre todo si logramos un sueño profundo, se libera la hormona del crecimiento. Algo clave para la regeneración celular que actúa como la mejora sustancia anti envejecimiento.

Si dormimos en un ambiente demasiado cálido, la liberación de esta hormona disminuye. De esta manera, desaprovechamos sus efectos beneficiosos para la regeneración celular de piel, músculos y huesos.

Igual sucede con la melatonina, conocida como hormona del sueño. Directamente relacionada con el sueño, que tiene un efecto antioxidante sobre la piel, protegiendo de los daños que causan los radicales libres. El sueño también ayuda a la producción de colágeno.

Se ha demostrado que las personas que duermen bien consiguen que sus heridas en la piel se curen más rápido que en aquellos otros que duermen mal.

Desde el punto de vista sanitario y específicamente para las mujeres, dormir sin ropa contribuye a mejorar la salud vaginal.

Al bajar la temperatura corporal se disminuyen también los riesgos de sufrir infecciones. Hongos (como la candidiasis) o bacterias que proliferan en condiciones cálidas y húmedas como proporciona la ropa interior.

4. Dormir desnudos nos proporciona unos óptimos resultados para la salud

Se atribuye a los beneficios de dormir desnudos, capacidades para reducir el estrés o el riesgo de padecer diabetes. Además, mejora la circulación de la sangre.

Efectivamente, la reducción del estrés es una de las grandes ventajas de dormir desnudo. Dormir sin ropa ayuda de manera significativa a reducir los niveles de la hormona cortisol, responsable de la ansiedad y estrés.

Dejar el pijama a un lado puede ser sinónimo de un buen descanso y una adecuada relajación.

Los niveles reducidos de cortisol permanecen después de una buena noche de descanso. Suponen una mejora de la salud mental que dificulta caer en enfermedades que tanto tienen que ver con el estrés, como la depresión.

Respecto a la reducción del riesgo de padecer diabetes, hay que tener en cuenta que diversos estudios médicos así lo han corroborado.

El ambiente más fresco que se consigue al dormir sin ropa contribuye a que el organismo presente una mayor estabilidad en los niveles de azúcar en sangre y mejor sensibilidad a la insulina.

También es significativa la mejora de la circulación de la sangre por todo el organismo durante la noche si prescindimos de dormir con ropa.

De esta forma, nos libramos de ciertas molestias que conlleva esta ropa. Las cinturas elásticas, las costuras, los pliegues, botones y demás impiden frecuentemente una buena circulación de la sangre.

Durmiendo sin estos impedimentos el flujo sanguíneo y los músculos se encuentran liberados de presiones y tensiones.

El cuerpo se encuentra más cómodo y disminuye la presión arterial. Sin duda, se trata de otro buen motivo para decidirnos a dormir desnudos.

5. Dormir desnudo estimula y mejora las relaciones sexuales

Lo que está claro es que la pareja que duerme desnuda muestra mayor cercanía y conexión. Además, es más propensa a mantener relaciones sexuales de una forma más frecuente.

Esto se explica porque el contacto de la piel propia con la del compañero/a de cama desata una respuesta sensorial. Se envían impulsos al cerebro para que aumente la liberación de oxitocina, más conocida como la “hormona del amor”.

Esto favorece el fortalecimiento de la relación en la pareja, haciendo más duraderos los lazos afectivos.

Además, esta hormona presenta otras ventajas para el organismo, puesto que reduce la presión arterial y el estrés. De esta manera se procura un sueño más profundo y un despertar con más energía y optimismo.

6. Beneficios de dormir desnudo, mejora la salud reproductiva

En el caso de los hombres, prescindir de cualquier tipo de ropa a la hora de dormir puede acarrear una mejora en su salud reproductiva como beneficios de dormir desnudo.

Los estudios que los urólogos han realizado al respecto muestran que los hombres que duermen desnudos cuentan con un esperma de mayor calidad. Algo que repercute en un aumento de su fertilidad.

Por el contrario, también se ha demostrado que quienes lo hacen con ropa interior ajustada tienen un semen de calidad más pobre. La explicación se encuentra en el hecho de que se consigue mantener una temperatura corporal más adecuada.

El exceso de calor asociado a la ropa con la que dormimos provoca un descenso en la producción de testosterona. Esto repercute negativamente en la fertilidad masculina.

Se sabe que la temperatura ideal para producir esperma es de algunos grados menos que la propia temperatura corporal. Por eso, dormir desnudo es una forma excelente de mantener los testículos más frescos.

Aparte de gozar de una temperatura adecuada, estos testículos no sufren por la presión de la ropa interior, con sus elásticos, ni de roces con algún tipo de costuras.

7. Proporciona beneficios psicológicos

Entre los beneficios de dormir desnudo encontramos la mejora de la autoestima. El simple hecho de verse uno mismo desnudo todas las noches hace que cada persona conozca y se acostumbre a su propio cuerpo.

Provoca que se acepte tal y cómo es y uno se quiera más a sí mismo, aumentando su confianza y seguridad.

La confianza y la autoestima son herramientas verdaderamente poderosas para combatir el miedo o la ansiedad. Nos hace más fuertes y resistentes, más motivados y dispuestos a relacionarnos con los demás.

Observando la mayor autosatisfacción que muestran los nudistas, se han llevado a cabo estudios científicos que han concluido que pasar tiempo desnudos nos ayuda a mejorar nuestra propia imagen y a identificarnos con la misma.

Foto: shutterstock

Deja una respuesta